Entrevistas

Ramón Ulloa sobre el terremoto, los noticieros actuales, el rol de los conductores y “En su propia trampa”

Por ~ Publicado el 8 octubre 2015

Lo han tildado de “relajado”, “despreocupado”, “periodista zen” y otros epítetos tras su calmada reacción durante el terremoto del 16 de septiembre. Ramón Ulloa visitó la Escuela de Periodismo de la Universidad Alberto Hurtado y conversó con sus estudiantes sobre lo que sucedió ese día, pero también abordó los cambios que han experimentado las noticias en televisión y la sobrevaloración, en sus palabras, de los conductores de noticieros. A continuación puedes escuchar el audio completo (01:16:02) y leer algunos fragmentos editados de sus palabras.

Foto: Patricio Contreras

Foto: Patricio Contreras

SOBRE EL ANTES DEL TERREMOTO DEL 16/09

Ese día, circunstancialmente, la Coni [Santa María] no estaba contemplado que fuera a la radio. Yo estaba haciendo el programa solo, porque ella estaba preparándose para el viaje a La Haya. […] Cuando ocurrió el terremoto, me pilló a mí en la radio conduciendo solo, en comunicación con María Jesús [Muñoz], estábamos hablando del fin de Sábado Gigante. Ella estaba en el canal en el cuarto piso editando su nota de esa noche de Teletrece, y Coni estaba preparando el noticiero. Lo que ocurrió fue eso. En el instante en que se produce esta situación, automáticamente pensamos que si hubiésemos estado los dos, alguno tendría que haber ido a la cobertura por la señal de televisión y otro tendría que haberse quedado. Dio la coincidencia que los dos estábamos en lugares distintos y, por lo tanto, yo me quedé en la radio y la Coni con el noticiero.

SOBRE SU REACCIÓN DURANTE EL TERREMOTO

La experiencia demuestra que el sistema de sismología de Estados Unidos es más rápido que el nuestro. Lo primero que ingresé fue a sismología de Estados Unidos para ver de qué magnitud era el sismo. Y no enganchaba. Y por el otro lado —esto ya era una cuestión más personal— estaba con mi teléfono porque ese día mi señora se había ido a la playa y estaba en Concón en un piso quince, y mi hijo, que justo había salido ese día de vacaciones de fiestas patrias, se había ido con su polola a Algarrobo. Lo primero que me dijeron por los fonos fue: “parece que el epicentro no es aquí, parece que es en Valparaíso”. Yo dije: “chuta, están todos allá”. Entonces mientras estaba hablando estaba whatsapeando a ver si alguno de los dos enganchaba y tratando de saber dónde era el epicentro. Buscando información por un lado y por el otro lado estaba tratando de saber si los míos estaban a resguardo.

SOBRE LO QUE PASÓ DESPUÉS DEL TERREMOTO

Yo terminé el programa, lo extendimos como una transmisión especial en la radio. De allí yo terminé como a las diez y media, más o menos, y la instrucción era viajar a Coquimbo. Me estaba esperando un vehículo y agarramos las cosas y nos fuimos. Así de rápido, como suele ser siempre. Sin mucha planificación. Aunque en esto tuvo una variación, porque no alcanzamos a llegar producto de que los equipos de avanzada ya habían partido, había partido Alfonso Concha, Alejandro Rivera y otros. Entonces, cuando yo iba en camino, ellos ya estaban metidos en el taco que no se podía pasar. Y no se sabía cuándo se podía pasar. Los jefes me dijeron “vuélvete, porque o sino vas a quedar al final de la cola y vas a ser el último en pasar. Así que mejor volvamos y mañana veamos cómo nos vamos”. Llegué como a las dos y media de vuelta a mi casa y cuando iba a llegando me dijeron que nos iríamos por aire, que teníamos que estar en un helipuerto a las siete de la mañana. Fue un poco agitado ese día.

SOBRE EL VIDEO DE SU CALMADA REACCIÓN

Lo vi como a la media hora pero sin sonido. En la radio tenemos los monitores de todos los canales y Jorge Carvajal, que es el editor, me dice: “mira, estai saliendo en pantalla”. Y cuando lo vi dije: “chuta que se movió fuerte”. Yo no sentí que se movió tanto. Pero hay una explicación para eso también y es que las cámaras que están puestas para el streaming en la radio, están puestas en una especie de pedestales, entonces yo supongo que eso se mueve más que lo real. O sea, toma su propio movimiento. Además, como hay tantas cosas colgando, como los micrófonos y todo, y también están en pedestales, esa cosa da la sensación que se mueve más. De que se movió se movió, pero visualmente yo creo que parece más de lo que es.

SOBRE CÓMO REACCIONAR EN VIVO

No tuve nunca consciencia de que eso iba a quedar grabado. Pero al margen de ello, sea donde sea, independiente que haya registro o no exista registro, yo creo que tú tienes una responsabilidad detrás del micrófono, detrás de la cámara. Y no es que uno lo tenga incorporado y que diga “mira, un día me va a tocar y cuando me toque voy  hacer tal cosa”. No creo que uno se programe de esa manera.

» La media mía por lo menos siempre ha sido ser cauto, ser muy cauto… ser cauto cuando me tocó en vivo cuando chocó [Arturo] Vidal. Ser cauto cuando me tocó en vivo cuando se derrumbaron las Torres Gemelas, yo estaba tan impresionado como las personas en su casa. Ser cauto cuando el 98 en Londres estaba antes de la decisión de la Cámara de los Lord, de si Pinochet volvía o no volvía. Te preguntan al aire: “Tenemos la información de que Pinochet vuelve ¿la puedes confirmar?” Ser cauto también si no la tienes. Ser cauto siempre, porque lo que tú digas o no digas puede interpretarse de una u otra manera.

SOBRE LOS #RAMÓNULLOAFACTS

No es que no me gusten las redes sociales o no le encuentre la importancia, pero muchas veces me han preguntado por qué no tienes Twitter. No tengo Twitter primero porque no tengo tiempo, de verdad. Creo que hay que dedicarle tiempo al Twitter, para ser un tuitero responsable, digamos, para responder, para interactuar… y yo tengo la impresión de que Twitter es mucho lucimiento y si no vas a hacer un aporte entonces mejor que no.

» A mí me gusta mucho mi trabajo, no sé si podría hacer otra cosa. Pero lo que no me gusta de mi pega es la exposición, entonces rehúyo un poco de la exposición, el bullying que te pueden hacer. Ahora, yo agradezco evidentemente que te hagan todas esas bromas y que te lo hagan en buena onda, una broma bien buena, bien ingeniosa o que también te destaquen cuestiones positivas. Creo que va un poco contra la corriente hoy en día porque Twitter es harto fuerte en el bullying, por lo general es para sacarte la mugre. Que sea en un sentido inverso y sin ser un usuario de las redes sociales, no puedo negar que me sorprende y gratifica un poco.

SOBRE EL “WALL” DEL CASO CHILE-PERÚ EN LA HAYA

En esa trasmisión, en vez de colocar —como decimos en los medios— a los viejos lateros que aburren, colocamos la pantalla para sacarle partido. Entonces, me encargué de hacer ese Wall. Íbamos a realizar dos o tres, incluso nos anticipamos al fallo de La Haya, para luego explicar de inmediato qué significa, ya que nadie iba a entender nada. Ni nosotros mismo lo entendemos, menos la señora Juanita en su casa.

» Primero explicamos todos los antecedentes. Yo me reuní como cuatro veces con gente de la Cancillería, abogados de la defensa chilena e historiadores para buscar los mapas exactos. Nos demoramos unas dos semanas en hacer ese Wall. Tuvimos que bajar la información, conceptualizarla, hacer un resumen y un storyboard. Luego, nos juntamos con la gente de gráfica para que ellos hagan una reducción semántica de lo que uno piensa. A mí se me puede ocurrir una película linda, pero ellos te dicen “no, compadre. Acá no son los estudios Pixar”. Yo le explico algo y él lo reduce a un concepto, así se ocupan menos hojas. Hicimos toda una parte histórica y los escenarios posibles. Teníamos cinco o seis, pero si salía [el] séptimo, sonábamos nomás.

» En resumen, para incorporar esto a los noticieros fue gracias a La Haya. Al ser una trasmisión larga, el editor se rinde ante ti, ya que no sabe qué poner en pantalla. Uno tiene libertad para hacer un Wall de siete minutos. En un noticiero con ese tiempo te mata, aunque hoy día ya no, porque funcionó.

SOBRE EL “WALL” EN EL NOTICIERO ACTUAL

Con el tiempo se ha ido “masificando”, por decirlo de alguna manera. Y hay explicaciones que son más largas y más complejas, y hay otras que son mucho más sencillas, que se pueden hacer más rápido. Si hoy está el desempleo, uno podría hacer una gráfica que es muy sencilla y se compone rápido y el editor de economía, por ejemplo, lo tiene listo en cuanto sale. Ya hay una dinámica y te dice “lo vamos a hacer así, así y asá”, y te dice no más de repente “oye, tenemos preparado un wall, revisémoslo” y te incorpora. Y ahí uno a veces no hace nada, para ser sincero. Lo reviso, lo repasa y lo hace. A veces lo escribe y lo pone en el promter, a veces no lo escribe, depende de la extensión, del dato para no equivocarse. A veces uno lo sigue estrictamente con el promter y otras veces no usa promter.

Ramón Ulloa explica el caso penta.

SOBRE CALIDAD VS. AUDIENCIA EN LOS NOTICIEROS

Todos los noticieros tienen un sello, para bien o para mal. En la búsqueda de ese sello te encuentras en una disyuntiva que es muy compleja de resolver, que es calidad versus audiencia/sintonía. Es un dilema no resuelto y es muy difícil de resolver. Y aquí todos jugamos un poco a ser hipócritas, los que trabajamos y los que vemos, porque la gente cuando le preguntan dice que quiere más televisión cultural pero no la ve. “Oye, si esa señal de 13 Cable es lo que debieran dar en la televisión abierta y esa otra basura tirarla al cable”. Bueno, les colocaron a City Tour… [y marca] cuatro puntos.

» No puedes hacer el mejor noticiero del mundo si eso no lo va a ver nadie. Hay que avanzar en un modelo en donde sin renunciar a lo fundamental tú puedas hacer una especie de programa de televisión que al final sea “entretenido”. El gran problema de nosotros, de Canal 13, es que la gente siempre ha pensado —porque tenemos un mote histórico— de que Canal 13 es lo menos entretenido que hay. Es fome, es cartucho, todos los calificativos que ustedes puedan tener. Y es serio.

» Dentro de esa búsqueda está un poco lo que estamos hablando, dentro de ser serio, busquemos los aspectos buenos de lo serio, información de buena calidad, tenemos la etapa de la explicación, ganémonos el mote, hagamos un espacio allí que está abierto, porque hay mucho mono, hay mucho dato, pero hay poca explicación. Entremos en esa área en que cuando digan “oye, quién explica mejor… lo hacen ustedes”. Ganémonos ese apelativo y dejemos de ser lo fome sencillamente de serio. Seamos los serios, pero los serios que lo tratan de hacer bien. Ganémonos ese mote, ganémonos esa percepción.

NOTICIEROS CON IDENTIDAD

» Hay que entender que un noticiero de televisión es un programa dentro de un canal, y si al canal le va como las pelotas, a ese noticiero es muy difícil que le vaya bien. Es muy difícil, no digo que sea imposible, pero es muy difícil, a menos que tenga una identidad propia. Si hay un mensaje, una construcción de una identidad tal que te permita meterle en la cabeza a la gente que tú vas a ver eso y eso en un lado, bueno, ahí lo vas a lograr. Y el noticiero que logra eso hace mucho tiempo en nuestro país, independiente de que esté primero o segundo y a veces tercero, es Chilevisión.

» Chilevisión es el noticiero que tiene más identidad propia entre la gente, los estudios lo demuestran. Clarito lo que quiere decir. Ahora, que te guste es otra cosa, pero está clarito el mensaje, las prioridades, la construcción editorial, a quién quiere llegar, a quién quiere representar. Está super claro y no tiene vergüenza, no tiene complejo, no tiene el complejo que tiene el Canal 13 que trata de decir “sí pero no nos desperfilemos, porque o si no podemos parecer…”.

» Ese noticiero de Chilevisión le va a ir bien con Iván Núñez, le va a ir bien con Matías del Río, le va a ir bien con Ramón Ulloa, le va a ir bien con Amaro [Gómez-Pablos], le va a ir bien con todos. Porque está dentro de una concepción, en donde ya se le metió a la gente lo que quiere buscar y va a un grupo determinado. Está todo pensado allá. Insisto, te puede gustar o no gustar, pero es clarito.

SOBRE EL ROL DEL CONDUCTOR DE NOTICIAS

Yo creo que todos los conductores en general estamos sobrevalorados, desde el punto de vista de las expectativas. Puedo estar equivocado o no, pero sobrevalorados en qué sentido, que se entienda bien, porque ese es como titular para la nota. Pero [hay que poner] en la bajada inmediatamente: sobrevalorados desde el punto de vista que su incidencia fundamental del noticiero no es tal. […] Cuando digo sobrevalorado, digo sobrevalorado en que no te va a cambiar radicalmente a que coloques a este, al otro, al de más allá, no va incidir, no va a saltar de los dos puntos a los 40, eso no va a ocurrir con nadie, creo yo, a menos de que… El Sultán se pusiera ahí, el Turco que venga a leer.

SOBRE “EN SU PROPIA TRAMPA”

No es un programa periodístico. Es un programa de entretención con elementos periodísticos. Ese programa es del área de entretención y telerealidad. Si fuese un programa periodístico estaría bajo la tutela de la dirección de prensa. No es un programa periodístico, no tiene los estándares periodísticos que tiene un noticiero. Hay una confusión de roles, quizás, porque el periodista que lo hace es muy potente y es amigo mío, íntimo amigo mío. Lo reconozco también, es casi mi compadre, jugamos a la pelota juntos, todo. Es un excelente periodista. Ahora ganó notoriedad como “Tío Emlio” pero no olvidemos que Emilio Sutherland ha sido, en “Contacto”, responsable de grandes investigaciones periodísticas, que un senador de la república terminara preso en este país por pedofilia. Es otro rol el que se juega ahí. Yo entiendo que se confunde y ese es el peligro que tiene. Emilio es el que tiene que resolver esa dualidad, cuando él acepta jugar en esos dos mundos.

Contribuyeron en la transcripción y edición de esta conversación: Belén Vásquez, Joaquín Gallo, Gustavo Donat, Raúl Marín, Fabiola Pinto, Catalina Martí y Patricio Contreras.

#Etiquetas:

Comentarios.