istanbul escort - kina organizasyon - sunnet organizasyonu - dansoz kiralama
Entrevistas

Martina Castro: “El podcast es una manera íntima y novedosa para conectar a medios o empresas con su público”

Por ~ Publicado el 17 agosto 2017

Una de las grandes preguntas en torno a los podcast es cómo hacerlos sustentables. La norteamericana Martina Castro, probablemente una de las personas que más sabe del tema, tiene algo que decir al respecto. Trabajó diez años en NPR y la emisora KALW, y es cofundadora de Radio Ambulante, iniciativa que dejó en 2016 para comenzar su propia productora de podcast. Actualmente vive en Santiago de Chile y ganó un fondo de Start-Up Chile S Factory para llevar a cabo su proyecto, en el que ya está trabajando y que llamó Adonde Media. Esta entrevista se publicó inicialmente en nuestra entrega número dos de FF|Futuro del podcast.

Martina Castro.

Martina Castro.

—¿En qué consiste el proyecto Adonde Media?
Adonde Media es una productora bilingüe de podcasts que se especializa en contenido narrativo y diseño de sonido. La idea es colaborar con medios, compañías y productores independientes para realizar podcasts de alta calidad.

—¿Por qué a medios de comunicación o empresas latinoamericanas les debería interesar tener un podcast?
Los medios y las empresas tienen un mismo objetivo: conectarse con su público o con sus clientes. El podcast es una manera íntima y novedosa para crear esa conexión a través de contenido original en audio. Los diarios no se pueden leer en el auto o mientras uno cocina, pero un podcast sí se puede escuchar. Además, en EE.UU. ya se ha investigado mucho sobre el consumidor típico de podcasts y lo que se ha comprobado es que se compromete más con el contenido y con el creador de ese contenido que un consumidor general, algo que viene a ser muy valorado por patrocinadores y compañías que quieren ligar sus marcas a contenido de alta calidad.  Pienso que el podcast tiene el mismo potencial en América Latina, si no más, porque los latinos son muy fieles a la radio como medio y a consumir audio.

—¿Por qué estás tan segura de que “los latinoamericanos se van a volver locos por esta cosa que llamamos podcast”, como dijiste en el último número de tu newsletter Podcaster@s?
Me crié en una familia donde las historias eran todo. En el campo de la familia de mi padre en Uruguay, no era raro sentarnos por horas a contar cuentos mientras compartíamos un mate (¡hasta lo que tomamos se trata de juntarse con otros y conversar!). Cuando mis tíos estuvieron fuera del país mandaban cassettes por el correo para contar chistes y para relatar lo que no se podía transmitir por una carta escrita. Esa intimidad que se logra a través de la voz humana es lo que está motivando el boom del podcast en EE.UU. Estoy segura que cuando nos demos cuenta de que existe esta manera tan simple y artesanal de conectarnos para compartir nuestras historias y nuestras perspectivas sobre el mundo, se vendrá el boom del podcast a América Latina.

—¿Pueden los podcast efectivamente ser un negocio?
Yo diría que sí. No sé si lo hubiera creído antes de verlo convertirse en negocio en EE.UU. y el mercado ahí se sigue desarrollando, entonces hay mucho todavía para aprender. Pero lo que ya sabemos es que este medio descentralizado, íntimo y gratis para nuestros oyentes nos da una nueva manera de crear contenido para informar y deleitar la gente. Con el éxito brutal del programa Serial en el 2014 (a fines de 2016 más de 80 millones de personas habían descargado la primera temporada), se ha demostrado que un podcast puede atrapar gente tanto como una serie de televisión o una película de Hollywood. Esas cifras nos demuestran el potencial del medio, pero obviamente solo hay un Serial, y no se necesita llegar a tantos oyentes para tener un podcast poderoso que tenga relevancia cultural para la audiencia de nicho que lo consume. Lo que sí se está destacando es el podcast que presta atención a la calidad del sonido, a la estructura de una buena entrevista o de una historia interesante y, en varios casos, al diseño de sonido. De esa manera, se ha creado un ecosistema de productores en EE.UU. con diferentes fuerzas en el medio y diferentes compañías viendo cómo potenciar ese contenido. De ahí nace el negocio.

—¿Nos puedes contar de alguna experiencia exitosa en este sentido que conozcas?
Me ha inspirado mucho lo que ha hecho Pineapple Street Media. Es una productora creada por Jenna Weiss-Berman y Max Linsky, dos productores de podcasts que habían trabajado en proyectos de alto perfil como With Her, el podcast de Hilary Clinton durante su campaña, y Women of the Hour, el podcast sobre feminismo creado por la actriz Lena Dunham. Basados en el epicentro de la industria podcast en EE.UU. —Brooklyn, Nueva York— se dieron cuenta de que había mucha demanda para podcasts de calidad. Entonces lanzaron Pineapple Street Media y no han parado de producir en este primer año de la compañía. El podcast con más éxito ha sido Missing Richard Simmons sobre un hombre que busca al famoso entrenador físico después de que desapareció de la vida pública en 2014. Se volvió un fenómeno cultural y mucha gente lo comparó con Serial. Al final no llegó al éxito de Serial pero sí tuvo millones de oyentes y ganó varios premios, haciendo que Pineapple Street Media se conociera en la industria como una de las más destacadas productoras de podcast.

—En términos técnicos y de consumo, ¿cuáles son las principales desventajas que tienen los podcast para lograr la masividad que tienen, por ejemplo, los videos? ¿Y las ventajas?
La desventaja con respecto a videos es que los podcasts no tienen un canal central como YouTube. La plataforma más popular para escuchar o descargar podcasts en EE.UU. es iTunes de Apple, pero solo tiene el 60% del mercado y en América Latina mucho menos. También es difícil compartir audios por las redes sociales, entonces cuesta lograr que un audio o un podcast se haga viral. Pero lo bueno es que el podcast, parecido a la radio, se puede escuchar mientras estás haciendo otras cosas: conduciendo, cocinando, limpiando. El podcast en particular se puede parar, retroceder o dejar para escuchar más tarde, algo que la radio aún no permite. Esto hace que sea súper versátil. También requiere algo de participación del oyente en términos de su imaginación porque al faltar la imagen, nosotros rellenamos el resto. Ahora que nos estamos dando cuenta del daño que nos causa estar todo el día mirando una pantalla, puede ser que el podcast se vea como una buena alternativa de entretenimiento y de información frente a los videos.

¿Hay ya algún proyecto de podcast andando en Adonde Media del que nos puedas contar?
¡Hay varios en proceso de producción pero aún no puedo decir mucho! Lo que sí puedo contarles es que por lo menos uno está basado aquí en Chile y que nos va dar una oportunidad para experimentar con el mercado de podcasts en el país. La idea es innovar para llegar a nuestros futuros oyentes donde estén y ver si juntos impulsamos el movimiento podcastero de América Latina. Es una gran ambición, pero ¿por qué no soñar?

#Etiquetas:

Comentarios.