Cinco características que debería tener el próximo ombudsman del New York Times

por
Publicado el 29 mayo, 2012 en Actualidad Estándares de calidad

Ir a la Serie de defensoría de la audiencia | Sucesor de Clark Hoyt, Calame Byron y Daniel Okrent, Arthur Brisbane es el cuarto ombudsman en la historia del periódico y abandonará el puesto en septiembre. Craig Silverman entrega cinco elementos a considerar en la próxima elección del cargo.

The New York Times está en búsqueda de su quinto public editor. | Foto: alexistorrenegra


Erik Wemple, del Washington Post, reporteó que el actual public editor del Times ejercerá su cargo hasta septiembre, sin posibilidades de continuar un tercer año. La noticia fue confirmada en el Media Decoder del medio aludido, donde se indicó que Brisbane, de 61 años, se dedicaría a proyectos personales y que deseaba “disfrutar de la vida sin tanta fricción”.

En este marco, el periodista Craig Silverman —experto en rectificaciones y autor del blog Regret The Error, en Poynter— sugirió cinco elementos que debería reunir el nuevo representante de la audiencia de The New York Times, los que presentamos a continuación:

  1. Experiencia en periodismo digital: no es un punto negociable. Las nuevas tendencias e iniciativas están en la plataforma digital. Además, es el lugar en el que se están situando los problemas éticos y de cobertura del nuevo periodismo. Por lo tanto, el defensor de la audiencia no puede insertarse a este mundo de forma ajena, debe tener experiencia en el funcionamiento digital.
  2. Perfil on line: quien asuma el cargo debe ser experto en monitorear y curar las reacciones en redes sociales al reporteo que hace el Times. El public editor debe ser parte activa de Twitter, y demostrar habilidad para conectarse y usar estas plataformas.
  3. Encarnar la diversidad: The Times está comprometido con la diversidad, y es inaceptable que ninguno de los que han ejercido el cargo de public editor encarne ese ideal. Por ende, la organización se debe comprometerse con algún aspecto referente a la diversidad en la contratación del nuevo representante del lector: edad, raza, género, etc.
  4. Experiencia en crítica de medios, reporteo y watchdogging: esta sugerencia puede generar la mayor parte de las críticas, pues reduce el grupo de potenciales candidatos al cargo. Pero si el trabajo del ombudsman es lo suficientemente valioso, ¿no se debe buscar una persona con suficiente experiencia en el campo de las comunicaciones? Para calificar a este oficio no basta una larga y exitosa carrera en el periodismo.
  5. Afán por trastornar el trabajo: el defensor del lector  tiene que moverse  más rápido, publicar con más frecuencia en línea, encontrar nuevas y mejores herramientas para lograr que el público se mantenga en seguimiento constante. Además, debe valerse de nuevas técnicas narrativas para entregar, de forma clara, información y opinión. Silverman cierra con una pregunta: “¿Es una columna periódica la cosa más importante?”.
avatar
Sobre • Estudiante de tercer año, Escuela de Periodismo Universidad Alberto Hurtado.