Entrevistas

Bruno Sommer: “Se ha logrado permear el cerco informativo que había en nuestro país”

Por ~ Publicado el 12 agosto 2011

Pese a sostener que sí existe un duopolio de la prensa en Chile, especialmente en regiones, el director de El Ciudadano cree que lentamente los medios tradicionales se han interesado en los temas que su medio aborda frecuentemente, más ligados a las reivindicaciones ciudadanas.

"Es necesario crear nuestros propios medios de comunicación", dice Sommer | Captura: El Ciudadano N° 101

[tab:Introducción]

Bruno Sommer, director de "El Ciudadano"

Bruno Sommer es el director y fundador de El Ciudadano, periódico creado en la ciudad de La Unión el 13 de marzo del 2005, en medio de las protestas ciudadanas por la muerte de los cisnes de cuello negro en el Río Cruces. Seis años después, un panorama similar, marcado por las movilizaciones estudiantiles, vuelve a darle notoriedad al medio.

A comienzos de julio, Mauricio Becerra, periodista de El Ciudadano, fue acusado por reporteros de TVN de propiciar agresiones a la prensa durante la cobertura de las últimas manifestaciones ciudadanas. Becerra desmintió la situación, y ahora Sommer hace lo propio: “Creo que ahí lo que sucedió es que los colegas de TVN o tienen muy alto su ego o su criterio de la realidad está un poco limitado o sesgado, porque Mauricio Becerra en ningún momento llamó a que les agredieran”.

En la siguiente entrevista Sommer aborda distintos aspectos del medio y el periodismo: su línea editorial, su financiamiento, el perfil de sus periodistas y la concentración de la prensa en el país. Y si bien tiene un juicio duro con los medios tradicionales, especialmente en la cobertura de protestas, cree que en las últimas semanas ha habido un giro: “Están tratando con mayor objetividad el tema”.
[tab:Línea editorial]

LINEA EDITORIAL: “QUEREMOS UNA SOCIEDAD CON MÁS DERECHOS”

Según Sommer, en El Ciudadano ningún periodista va a tener un editor que le va a decir: “Esto no se publica porque hay un avisador o una pauta x que no permite decir esto”. “Quizás los periodistas que nos hemos abocado a este proyecto periodístico no tenemos grandes ingresos —agrega—, pero sí tenemos grandes satisfacciones que tienen que ver con el poder ejercer nuestra profesión sin ninguna censura”.

Abordan diversos temas, desde desastres medioambientales, la fluorización del agua potable, hasta derechos de los trabajadores. Sommer manifiesta que, por ejemplo, cubrieron la huelga de hambre mapuche desde el primer día, a diferencia de los otros medios que lo hicieron casi dos meses después. Sin embargo, plantea que los medios tradicionales de a poco han recogido estos temas: “Les ha costado, pero algo se ha logrado permear el cerco informativo que había en nuestro país”.

—¿Cómo definirías la línea editorial de El Ciudadano?
Es una línea editorial muy preocupada de los derechos de los ciudadanos, del medio ambiente, de los derechos de los trabajadores y comprometida con aquellas demandas históricas de los pueblos de Chile: la renacionalización del cobre, de los recursos naturales, del agua, que no nos sigan pasando gato por liebre. Queremos una sociedad con más derechos, en la que también tienen que haber deberes, pero para que se exijan esos deberes necesitan estar resguardados derechos que hoy no están consagrados. Somos un periódico que dentro de esta línea editorial tiene muy marcada la profunda necesidad de avanzar hacia una asamblea constituyente. No creemos mucho en las reformas que se le han venido haciendo a esta Constitución, porque fue creada en dictadura.
[tab:Financiamiento]

FINANCIAMIENTO: “ES BIEN AUTOGESTIONADO NUESTRO TRABAJO”

Sommer explica que El Ciudadano tiene tres vías de financiamiento. La primera es la venta del avisaje publicitario; la segunda son fondos y concursos públicos a los que han participado y en los que les ha ido bien; y la tercera vía es la venta en quioscos, que aporta el 60 por ciento de las entradas de este medio. En cuanto al crecimiento de la publicación cuenta que han tenido un desarrollo exponencial, ya que partieron con 800 ejemplares y doce páginas, y hoy imprimen 40 mil ejemplares de 32 páginas. No reciben aportes de privados. “Es bien autogestionado nuestro trabajo, una curiosidad dentro del periodismo nacional”.

En el plano de redes también marcan presencia. Su cuenta en Twitter supera los 18 mil seguidores, mientras que la página en Facebook se acerca a los 50 mil.

—¿El Ciudadano podría vivir sin redes sociales?
Las redes sociales ocupan un lugar importante dentro del periódico, pero para hacer periodismo antiguamente se hacía sin redes sociales. Hacemos periodismo de investigación, no creo que el periódico se acabaría sin las redes sociales; sin embargo, éstas son las que le dan la validez o el sustento social a un medio de comunicación, porque nuestra pauta y nuestra agenda viene dada por los intereses políticos de las redes sociales, de la sociedad civil. Esta no es una pauta que nazca desde un comité editorial o una dirección que defina cuáles son  los temas que se van a abordar en la semana, o que venga dada por lo que está diciendo La Moneda o el parlamento, si no que es una pauta de la agenda de la sociedad civil, de lo que está pasando en las calles, de lo que se está rayando en las murallas.
[tab:Sobre El Mercurio]

EL MERCURIO: “UN PULPO CON TENTÁCULOS EN TODAS LAS REGIONES”

El director de El Ciudadano cree que en Chile sí existe un duopolio, expresado en El Mercurio y Copesa. “Los medios de comunicación, como Cambio21 que apareció ahora, el Clinic o los otros, no vienen a romper ese duopolio”, agrega.

Su explicación para esta situación es el control de las fuentes de producción —las imprentas—, que aislan a los medios independientes que no tienen donde imprimir sus publicaciones. “Nosotros contratamos el servicio mes a mes”.

Además, Sommer plantea que en regiones la situación se agrava. “No creo que exista  —esto no lo puedo asegurar cien por ciento, pero me atrevo a tirarlo—  en otro lugar del mundo un periódico o una propiedad de un medio de comunicación, como es el caso de El Mercurio, que tiene más de veinte periódicos en regiones; es decir, un pulpo con tentáculos en todas las regiones. A nivel regional y en provincias tenemos un monopolio de los medios de comunicación impreso, ejercido por la casa editorial y las filiales que tiene El Mercurio”.

—¿Crees que hay espacio para que existan nuevos medios?
Creo que ganas de distintas organizaciones de la sociedad civil, como trabajadores, por crear sus medios, existen, y está la conciencia de que es necesario crear nuestros propios medios de comunicación para que no se tergiversen o se difundan los mensajes que queremos hacer llegar a la población. No obstante, no hay una política de Gobierno que fomente la creación de nuevos medios. Existe un fondo que depende de la subsecretaría general de Gobierno, principalmente orientado a radios y no a prensa escrita. No hay una línea o un área  que apunte a la creación de nuevos medios de comunicación en nuestro país, que son súper necesarios.

—¿Cuál es el rol de El Ciudadano en la cobertura de las movilizaciones y de las problemáticas estudiantiles actuales?
Nosotros estamos teniendo contacto directo y diario con los distintos actores sociales que se están movilizando, porque este tema va mucho más allá de la educación. Tenemos contacto con las asambleas ciudadanas en Dichato, las personas de las asambleas ciudadanas que se han dado en Magallanes, contacto con los mismos dirigentes de la Confech, de los secundarios, dirigentes portuarios, los mismos mapuche. No andamos detrás de la cuña del ministro de hacienda, ni de la Sofofa. Nuestra relación diaria es con la sociedad civil.

—¿Cómo lo ha hecho el resto de la prensa?
Creo que hace mucho tiempo lo venían haciendo mal, sesgando la información, quedándose en la piedra, en el desorden causado por una minoría, versus mostrar el trasfondo de esta movilización social. No obstante, creo que el último mes y medio ha habido  un giro de parte de algunas casas televisivas, de algunos medios, que se han abierto un poco al sentir de la sociedad civil y de la ciudadanía movilizada. Están tratando con mayor objetividad el tema. La presión viene dada, una, por la cantidad de gente que se ha volcado a las calles; dos, por el tratamiento que están dando medios internacionales a lo que sucede; y tercero, porque algunos rostros de televisión —Felipe Camiroaga, Leo Caprile y otros— se han comprometido públicamente con la movilización social. Eso le ha hecho un click a los medios tradicionales, que no pueden estar contradiciendo lo que dicen sus rostros. Ha habido una toma de conciencia en los mismos editores, y espero que eso se mantenga y se potencie más.
[tab:END]

#Etiquetas:

Comentarios.