Actualidad

Cómo sobrevivir a la práctica de periodismo (parte I)

Por ~ Publicado el 9 septiembre 2014

Que vas a servir café, que los cierres son terribles, que tus editores serán brígidos. Le pedimos a distintos periodistas que dieran sus recomendaciones a estudiantes de periodismo que pronto realizarán sus prácticas en medios. Las siguientes recetas de Mirko Macari, Isabel Plant, Katherine Ibáñez, Felipe Arratia y Paula Molina son la primera parte de un manual informal de sobrevivencia.

Mirko Macari“La clave es la actitud: mejor pedir perdón que pedir permiso”
Mirko Macari es director de El Mostrador

Los alumnos en prácticas pueden ser un cacho. En El Mostrador la política es que si alguien quiere hacer práctica, será uno más: propondrá temas, los reporteará y los entregará al editor “cocinados”, para estar al día en el lenguaje de la política. La clave es la actitud: mejor pedir perdón que pedir permiso. Una cuota de insolencia, buen humor y nada de piel sensible para la crítica. Pueden vestirse como quieran pero el alma rockera es lo que pega con nuestra forma de mirar el oficio.


Isabel Plant“Cumplir con los plazos y horarios del editor”
Isabel Plant es editora de Espectáculos de La Tercera

Creo que no hay mayor ciencia cuando uno está empezando: tener buena disposición, saber que cualquier plantón sirve, opinar pero con ideas o fundamentos, aprender a levantar el teléfono y llamar (no mail, no Wikipedia) aunque las primeras veces duele la guata, y sobre todo, cumplir con los plazos y horarios del editor. Si el tema se va a caer, avisar antes. Si se puede adelantar, adelanta. Un editor siempre agradece cuando las cosas llegan cuando deben llegar; de hecho, creo que sólo con eso uno se asegura el trabajo. Y supongo que a uno nadie se lo dice mucho pero es así: uno se va a equivocar. Ojalá lo menos posible. Pero en medios, por el tiempo, uno se equivoca harto y en la mayoría de los casos se puede enmendar. No es para sufrir tanto.


Katherine Ibáñez“La perseverancia es la que da frutos posteriores”
Katherine Ibáñez es editora en CNN Chile y conductora en radio Biobío.

Con bastante paciencia, responsabilidad y buena voluntad. Estos tres factores son trascendentales para la evaluación que a un estudiante de periodismo se le realiza posteriormente, y es una especie de “historial” que juega a favor si uno quiere seguir trabajando en el lugar donde hace la práctica. En general hay mitos como que los practicantes sirven el café y ordenan escritorios, lo cual no es tan así. Sí es verdad que están para ir a sacar cuñas, y a veces tienen largas jornadas de trabajo, pero a la larga la perseverancia es la que da frutos posteriores. Vuelvo a lo primero: ser responsable, paciente y tener buena voluntad serán los mejores aliados para tener una buena práctica, aprender y poder quedarse, si uno quiere en ese lugar. Si uno allana camino. El futuro será auspicioso profesionalmente.


Felipe Arratia“Aprender cómo funcionan las cosas en el ‘mundo real'”
Felipe Arratia es periodista de 13 Radios

La práctica es la mejor excusa para convertirse en una persona necesaria en un lugar de trabajo, especialmente si llegas con ideas frescas y una energía que renueve ese entorno laboral. Lo ideal es llegar con una disposición a aprender cómo funcionan las cosas en el “mundo real”, lo cual habitualmente dista bastante del mundo académico.
En lo personal, hice mi práctica en el archivo del diario El Mercurio, y entre muchas otras labores, me tocó escribir biografías de personas que, según nosotros, estuvieran cerca del final de su vida. Morboso, ¿no? Algún día espero hacer algo literario con esa experiencia. Si no la hago, les acabo de compartir la idea.


Paula Molina“No esperes que te guíen demasiado”
Paula Molina es conductora de radio Cooperativa y periodista de BBC Mundo

Lo primero es saber que, pase lo que pase, sobrevivirán profesionalmente. Buenos periodistas borraron entrevistas, llamaron a la persona equivocada, recibieron un no por respuesta. Así es el trabajo.

Para aprovechar la práctica, es bueno trazarse algún objetivo previo: pensar qué puede aportar uno al medio al que llega, y qué puede aprender allí.

Para saber en qué aportar, hay que tener alguna idea de la dinámica del medio: cómo produce sus contenidos, cuáles son sus horarios, sus prioridades, su misión diaria. A partir de ahí puedes pensar en qué capacidad propia puede ser útil en esa dinámica. Quizás conoces algún idioma, te manejas en formatos digitales, sabes contar historias, resumes bien información, te es fácil contactar personas, etc. Asegúrate de que tus editores sepan qué puedes hacer para que te den la oportunidad de probarlo.

Para ver qué puedes aprender, diseña tu propia carta de navegación: qué tareas te gustan, qué conversaciones te gustaría tener, con quiénes te gustaría forjar una relación profesional.

No esperes que te guíen demasiado. Si elegiste un buen medio, la gente va a estar demasiado ocupada para dedicarte el tiempo que querrías. No te lo tomes personal. Mantén el ánimo.

Respeta tu práctica y el medio que elegiste. Si llegas a un sitio digital, navégalo. Si llegaste a una radio, escucha sus noticieros. Finalmente y más importante, lee todo lo que puedas y ojalá un diario cada mañana: es una fórmula antigua, pero todavía es la mejor manera de no equivocarse demasiado.

#Etiquetas:

Comentarios.