Actualidad + Especiales

La “fiesta de los atrevidos”: el cierre de campaña Kast 2022

Por ~ Publicado el 20 noviembre 2021

“Estamos en riesgo”. “Kast nos va a salvar de los delincuentes”. Banderas cubanas y venezolanas. Los seguidores del candidato republicano hicieron su última reunión antes de las elecciones en Las Condes, donde Kast pretende arrasar en votación.

Por Abigail Reyes y Zaida Ibáñez*


*Esta crónica fue realizada por estudiantes de segundo año de la carrera de Periodismo de la Universidad Alberto Hurtado, en el marco del Taller de Crónicas y Entrevistas, impartido por el profesor Roberto Herrscher.

Jueves por la tarde comenzaban a llegar personas al sector de la comuna de Las Condes, donde el candidato presidencial del Frente Social Cristiano, José Antonio Kast concluiría su campaña electoral. La gente llevaba gorros y banderas blancas con textos de apoyo hacía el candidato, sus rostros estaban risueños, disfrutaban del ambiente. Frente a estos había un gran escenario ubicado en una parte del Parque Araucano. Alrededor de este se situaban carabineros cuidando y observando el lugar. En el escenario se encontraba el animador del evento “La fiesta de los atrevidos”, como había ya publicado Kast en su cuenta de Twitter, y a su lado un dj encargado de poner diferentes tipos de géneros musicales.

Banderas chilenas, cubanas y venezolanas

Cerca de las seis de la tarde, el animador tomó una fuerte presencia escénica dando inicio al evento. Las personas comenzaron a gritar y a bailar mientras que alzaban sus banderas. Había ya más de 300 personas reunidas por esa hora. A un lado del espectáculo había toldos con ventas de gorros, estos se ofrecían a cinco mil pesos, mientras que en otro daban vasos con agua para el que quisiera pudiera hidratarse.

La fiesta comenzaba, el animador hacía preguntas hacía el público mientras que estos hacían cánticos de apoyo hacía Kast. ‘¡Chi, chi, chi, le, le, le, viva Chile!‘,’¡Kast presidente!‘, decían en conjunto alzando sus puños al aire. Se veían varias banderas, no solamente chilenas, sino también cubanas y venezolanas, se notaba una gran variedad de nacionalidades. Luego de unos minutos se hacía el anuncio. La banda urbana Croni-K hacía entrada al escenario. El público gritaba y entre aplausos les brindaban la bienvenida para así empezar a escuchar la primera canción, “Nadie lo sabrá”.

Banderas chilenas, cubanas y venezolanas llamaron la atención en el acto de cierre de campaña del candidato republicano.

Banderas chilenas, cubanas y venezolanas llamaron la atención en el acto de cierre de campaña del candidato republicano.

Desde el escenario se podía observar la cantidad enorme de familias, desde niños hasta personas mayores. Gabriela Zapata (44) residente de la comuna, vino junto con su madre e hijas. “El evento está súper entretenido. Me gusta el show y me gusta Kast”, decía mientras bailaba. Ambas hijas llevaban gorros naranjos con el logo de los “Atrevidos”, mientras que su madre solo vestía de negro y llevaba en su mano izquierda una bandera blanca con el nombre de José Antonio Kast en celeste. Por otro lado, se encontraba Victoria Pimentel (55) que había venido desde la comuna de La Reina. Llevaba un gorro naranjo con el logo de Kast y su rostro estaba sonriente. “Vine principalmente porque creo en el candidato. Hay mucho caos en el país, estamos en un riesgo y Kast es lo que Chile necesita en estos momentos para frenar a los delincuentes.”, decía.

Disco Kast

Luego de 20 minutos de show, Croni-K se despedía con el último tema: “Arriba la vida”. La gente cantaba y no perdía energías. Ya finalizado el espectáculo el animador reaparece para anunciar que el candidato ya se encontraría en el lugar, lo cual provocó un grito de emoción por parte del público quienes esperaban fielmente. Lamentablemente, el actor Claudio Reyes no se presentó para interpretar a su personaje Charly Badulaque, y en su lugar decidieron hacer una mini presentación del EP “Disco Kast”, cortas canciones del género hip-hop/rap que se habían creado en forma de apoyo para la campaña. “Vota 2 vota Kast” era el hit en ese momento, el público cantaba cada palabra de la canción que se había viralizado hace no mucho en las redes sociales.

Ya eran las ocho y el grupo La Noche se presentaba con canciones como “Lástima”, “Quiero ser libre”, entre otras. Ya el cielo comenzaba a oscurecerse y las luces del escenario tomaban más color. Bailoteo, risas y cantos se presenciaban solamente a esa hora. Al cabo de una hora los artistas agradecieron al público y se despidieron con una fuerte ola de aplausos.

Con la caída de la noche llegó el momento por el que habían estado esperando toda la tarde de pie. El confeti azul y rojo flotaba en el aire. Salían llamas desde los bordes del escenario y las luces se iluminaron en los rostros de los asistentes; sin embargo, se notaba el cansancio en los niños pequeños de las familias acomodados en el piso por sus padres para su descanso, mientras todo el público adulto gritaba al unísono “¡Se siente, se siente, Kast presidente!“, aplaudían con ganas como si se tratara de un pastor entrando a la iglesia y justo así se sentía el ambiente en el momento en que el candidato se posicionaba en el podio central del escenario.

kast 1

Kast comienza dando las gracias a todos los que han impulsado y logrado sacar adelante la campaña. Se repite su jingle, el cual se jacta de haber logrado viralizar a través de las redes sociales. El público apoya y grita en apoyo de cada frase que brota desde su boca, comparten ideales como el honor a las policías y los militares, el grito que siempre vuelve: “¡Chi-chi-chi, le-le-le, viva Chile y Pinochet!“.

Es en este momento cuando el ambiente se pone hostil, particularmente para la prensa, mirándose las caras entre ellos sin entender mucho y con la mirada acusadora de los asistentes cuando no hubo movimiento de respuesta hacia los “El que no salta es comunista“.

Kast asegura que Chile tiene dos modelos para hacer propios en las siguientes elecciones, uno que ofrecería su eventual gobierno de ser electo, basado en la libertad y la justicia, por otro lado, el que ofrece el Partido Comunista “liderado por Boric”. Las pifias no se hacen esperar al escuchar aquel apellido y todos alzan sus pulgares hacia abajo en el aire. El mensaje es claro, los comunistas son repudiados, como también lo es todo lo que tenga que ver con ellos, así se repite durante el discurso que dura un poco más de media hora mientras el cielo está cada vez más oscuro y la luna más llena.

El candidato promete un cambio drástico del trato a la delincuencia, se nota que quiere hacer sentir seguros a todos quienes apoyan la campaña, la seguridad es clave para sentir protección y se asemeja en las tácticas usadas en discursos como los de Donald Trump en Estados Unidos y Bolsonaro en Brasil. “Vamos a recuperar la dignidad, pero no esa dignidad de los vándalos, no esa dignidad que destruye”. Su tono de voz es tranquilo y el mar de banderas de la campaña, de Venezuela y Cuba no dejan de flamear tímidamente, solo porque así se pidió para que los medios tuvieran una vista clara del discurso.

Para fomentar la imagen del núcleo familiar, se le da la bienvenida entre aplausos a la esposa del candidato, María Pía Adriasola, quien sube a su lado mientras Kast asegura que él no sería absolutamente nada sin ella. No se tardan en subir 8 de sus 9 hijos junto a las parejas de algunos, usando los ya mencionados gorros y mascarillas con la propaganda electoral de su padre, quien asegura entre aplausos la activa participación y apoyo de todos ellos, dando el ejemplo de la familia ideal republicana, la cual considera base en la sociedad.

Con esta imagen de unión y con una bandera chilena en la mano, el llamado es a la tranquilidad y la claridad del triunfo que se considera adquirido desde ya. “Nosotros somos rebeldes, pero rebeldes con causa y esa causa se llama Chile”, entre aplausos la familia se despide sosteniendo la bandera para dar el plano principal a los medios, mientras el escenario vuelve a explotar en confeti, cerrando así la campaña de José Antonio Kast.

 

#Etiquetas:

Comentarios.