Actualidad

De pandemia, crisis, desinformación y desconfianza: los hallazgos del informe Digital News Report 2020

Por ~ Publicado el 23 junio 2020

La última versión del informe que elaboran cada año Reuters Institute y la Universidad de Oxford da cuenta de cómo la crisis sanitaria del Covid-19 ha afectado al periodismo y la industria de los medios a nivel global, y cómo ha profundizado los problemas que venían de antes de la pandemia. Entre los 40 países analizados, Chile destaca como uno de los que más han caído en cuanto a la credibilidad de sus medios y donde donde la principal vía de acceso a noticias hoy son las redes sociales, precisamente el espacio donde más circula la desinformación.  


 

La crisis del coronavirus ha provocado un efecto extraño en los medios de comunicación. El periodismo ha vuelto a cobrar relevancia ante las audiencias y la demanda por información de fuentes serias y confiables ha repuntado en casi todo el mundo, pero en cuanto al negocio, no necesariamente implica más ganancias. De hecho, pueden ser incluso menos “al tiempo que los anunciantes se preparan para una recesión inevitable y se desploman los ingresos de las ediciones impresas”.

Lo anterior forma parte de las conclusiones que aparecen en la edición 2020 del informe Digital News Report, elaborado por Reuters Institute en conjunto con la Universidad de Oxford. El estudio, publicado a mediados de junio, revela nuevos resultados sobre el consumo informativo de las audiencias, el impacto de la crisis económica, el nivel de credibilidad de los medios y el peso de la desinformación a través de una encuesta realizada a más de 80 mil personas y 40 mercados en seis continentes distintos.

La tendencia global era clara antes de que irrumpiera el Covid-19 en la vida cotidiana de las personas: en cuanto a confianza, la distancia de los medios con sus audiencias era cada vez mayor, y estaba en el punto más bajo desde que en 2012 Reuters Institute comenzó la medición. Apenas un 38% decía confiar en la mayoría de las noticias la mayor parte del tiempo (4% menos que en 2019) y menos de la mitad de las personas (46%) decía confiar en las noticias que consumen. No obstante, en los últimos meses la credibilidad de la industria en general aumentó por la cobertura periodística de la crisis sanitaria.

En ese contexto, la televisión ha revertido en parte su declive y se ha convertido en la principal fuente de información durante estos meses de pandemia, y los portales online también han visto un crecimiento. Mientras, el consumo y circulación de los diarios impresos en medio de los confinamientos han decaído, “lo cual casi con certeza acelerará la transformación hacia un futuro enteramente digital”, dice el informe. En Australia, por ejemplo, News Corporation suspendió la producción impresa de unos 60 periódicos, tal como en Chile hizo The Clinic, que en marzo dejó de imprimir para sacar ediciones exclusivamente digitales (ver reportaje “La nueva vida de los medios en tiempos de Covid-19”).

Respecto al impacto económico, el informe señala que la crisis de los medios se profundizará con la pandemia y que los más afectados serán los medios locales y nacionales, por lo cual los despidos masivos y reducción de personal serán limitantes para publicar contenidos en base a la inmediatez.

“La crisis del coronavirus impulsa una desaceleración cíclica en la economía que afecta a todos los medios, sobre todo a los que se basan ​​en la publicidad (…) Habrá más peticiones de ayuda a los gobiernos y a las compañías tecnológicas, con todos los problemas que eso acarrea en términos de independencia periodística”, concluye el estudio.

La publicidad, una de las principales vías de ingresos para los medios, ha disminuido en un 50%. En tanto, otros métodos de financiamiento como las suscripciones y donaciones han aumentado, pero en escasos medios, y la mayoría de las personas (84%) todavía no paga por acceder a noticias online. Quienes lo hacen, en general, es por el carácter distintivo y la calidad del contenido: porque creen obtener mejor información. “Sin embargo -dice el estudio-, una gran cantidad de gente se siente perfectamente satisfecha con la información a la que puede acceder de forma gratuita”.

Es más, los medios han perdido terreno frente a otras plataformas y los periodistas ya no controlan el acceso a la información. Tan sólo un 28% de las personas consultadas para el estudio comienza el día informándose en un sitio web o una aplicación, cerca de un tercio accede a las noticias a través de Facebook u otras redes sociales y los jóvenes de entre 18 y 24 años tienen más del doble de probabilidades de acceder a las noticias a través de ese tipo de plataformas. El informe da cuenta de que desde 2018, el uso de Instagram como fuente de noticias se ha duplicado entre todos los grupos de edad y parece probable que ya en 2021 supere a Twitter.

Con todo lo anterior, uno de los desafíos que se avecinan en el periodismo para subsistir a largo plazo es conectar con sus audiencias digitales. El reporte señala: “Hemos examinado la creciente importancia del correo electrónico y del podcast, formatos que se vienen desplegando en mayor medida para incrementar la conexión con la audiencia y la lealtad”.

En cuanto a la desinformación, un 40% de los encuestados considera que sus gobernantes son responsables de la información falsa y engañosa que circula en la web. En el listado les siguen los activistas (14%), periodistas y ciudadanos (13%) y gobiernos extranjeros (10%).

La creciente desconfianza hacia los medios en Chile

“Las sociedades polarizadas parecen confiar menos en los medios, no necesariamente porque el periodismo es peor, sino porque suele haber insatisfacción con las instituciones de sus países y tal vez porque se publican más opiniones con las que la gente está en desacuerdo”.

El párrafo anterior es parte del análisis respecto al contexto global de pérdida de confianza en los medios, un capítulo donde Chile aparece como uno de los países protagonistas por presentar una de las caídas más abruptas en el último año.

Tras el estallido social del 18 de octubre de 2019, la confianza hacia los medios descendió un 15%, según señala el informe, “en parte porque se los considera demasiado cercanos a las elites y no dirigen suficiente atención a las quejas de la ciudadanía”.

Hoy, sólo tres de cada 10 personas consultadas creen que pueden confiar en las noticias la mayor parte del tiempo. De esa forma, Chile queda situado en la posición número 28 entre los 40 países analizados, y en el que peor credibilidad tienen los medios comparado con las otras tres naciones latinoamericanas de la lista (Brasil, 51%; México, 39%; y Argentina, 33%).

“En un país con la propiedad de medios más concentrada en América Latina, los periodistas son vistos como parte de una clase política no representativa y hay resentimiento en las calles por la cobertura de noticias en la televisión y en la prensa”, dice el reporte que también da cuenta que el 9% de quienes respondieron la encuesta en Chile paga para acceder a noticias online.

Dentro del escenario general en que la industria informativo en su conjunto enfrenta una caída en cuanto a su credibilidad, según el estudio, los medios chilenos más y menos confiables son:

Sólo Hong Kong presentó una caída mayor que Chile en cuanto a credibilidad de los medios durante el último año (-16%), coincidiendo también con un contexto de manifestaciones masivas y un profundo descontento social. Otros países que registraron bajas son Reino Unido (-12%), México (-11%), Canadá (-8%) y Australia (-6%). En este último país la encuesta se realizó en medio de la cobertura periodística de los incendios forestales.

Cómo se consume la información

La forma en que la gente accede a la información en Chile ha cambiado en los últimos años. Según el informe, la televisión sigue siendo, entre los medios tradicionales, la plataforma con mayor llegada en la población. El canal más visto es Mega, con un 29% de las preferencias de consumo, seguido por Chilevisión (28%) y Canal 13 (24%). Pero ahora, por primera vez, las redes sociales (73%) superan a la televisión (66%) como fuente de noticias. Los medios impresos van en una tendencia a la baja que hoy los tiene con apenas un 24%.

De ahí que no sea raro que los editores de varios medios estén focalizando el uso de Instagram como recurso informativo para captar la atención de la audiencia, sobre todo considerando que Chile es el segundo país que más usa esa red social para informarse (28%, sólo superado por Brasil). De todas formas, Facebook sigue siendo la principal vía de acceso a noticias entre las redes sociales, seguido por Whatsapp, Instagram, Youtube, Twitter y Facebook Messenger.

El fenómeno de las redes sociales como fuente informativa es también un riesgo creciente para el esparcimiento de la desinformación. De acuerdo con el informe, en Chile, Brasil, México, Malasia y Singapur, las aplicaciones de mensajería privada como Whatsapp son la principal plataforma de difusión de noticias falsas.

En tanto, en Filipinas y Estados Unidos predomina Facebook. Mientras, que en Japón Twitter y en Corea del Sur Youtube.

 

#Etiquetas:

Comentarios.