Actualidad

Las 7 ideas para salvar al periodismo que propone Carlos Guyot, director de Next Idea Lab

Por ~ Publicado el 15 noviembre 2017

“Los próximos cinco años van a ser más intensos que los últimos cinco años”, dice Guyot, uno de los hombres clave en la transformación de la redacción y los productos de La Nación de Argentina, uno de los medios que más ha experimentado en el nuevo ecosistema digital. A mediados de año dejó su puesto para fundar Next Idea Lab. Esta es una versión resumida de su ponencia en el Congreso ÑH2017, realizado el jueves 9 de noviembre en la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Católica.

Carlos Guyot, director de Next Idea Lab. Foto gentileza de Facultad de Comunicaciones UC.

Carlos Guyot, director de Next Idea Lab. Foto gentileza de Facultad de Comunicaciones UC.

  1. Experimentación extrema. Los recursos del medio, dice Guyot, deben estar ahí. Un ejemplo: donottrack-doc.com, un documental inmersivo que recupera la idea de involucrar a la audiencia en la narración. “Una narración única”, dice, que a medida que cuenta la historia sobre la privacidad en internet, te muestra —sí, a ti como individuo— en tiempo real cómo tus datos personales están siendo registrados.
  2. Colaboración extrema. Uno de los problemas de los medios es la endogamia, plantea. Las organizaciones del futuro crearán valor con otros. Recurso: el Center for Cooperative Media identifica seis modelos de colaboración en medios. Otra iniciativa: The Reentry Project, una colaboración informativa sobre lo que significa la reinserción de personas que estuvieron en la cárcel.
  3. Imaginación extrema. El papel no está muerto. Guyot cuenta la siguiente historia: dos editores europeos hacen un producto impreso, sin intención nostálgica ni amarres al pasado: The New European, cuyo lema es “Brexit news for the 48%”. Deciden hacer cuatro ediciones de sesenta páginas luego del Brexit. Con mucha opinión. Y ya cumplieron un año y están en 30 mil ejemplares semanales. “Excelente producto periodístico en términos clásicos”, dice Guyot. Otro ejemplo: el desplegable Le 1 que nació en París el 2014, “un producto muy bien hecho con un truco infalible”: tiene 16 páginas, “y yo creo que equivalen al esfuerzo editorial de una revista de sesenta páginas”, argumenta Guyot. En resumen: cuidan el tiempo de sus lectores.
  4. Principios extremos. Algo de misterio: imagina un medio sin noticias, sólo historias; con ganancias no mayor al 5%; que dice no a la objetividad, no a la negatividad, no a los avisos publicitarios, y no a la audiencia como targets. Ya existe, advierte Guyot: es el holandés De Correspondent. Tiene un sistema de membresía, no de suscripción. La suscripción, explica Guyot, es un peaje al pasajero frecuente. “Tienen miembros que adhieren a una causa”, explica. Otros atributos: tienen valor cívico, son transparentes.
  5. Liderazgo extremo. “Necesitamos héroes”, pide Guyot. Durante mucho tiempo los medios tuvieron la tarea de fiscalizar al poder. Pero muchos medios se han acercado tanto al poder que se han contagiado de sus malos hábitos. Tienen muy poco que ver con un periodismo que busca cambio social. “Creo que tantas veces el ego de los dueños, de los periodistas, de los columnistas, interfiere y distorsiona la tarea periodística”, explica. Su recomendación de lectura: “No ego”, de Cy Wakeman.
  6. Compromiso extremo. Guyot comparte dos historias. La primera es del fotoperiodista sudafricano Kevin Carter, autor de la fotografía del niño y el buitre en Sudán del Sur, que el New York Times publicó en 1993; un mes después de ganar el Pulitzer, Carter se quitó la vida, acechado por los fantasmas de la muerte, la ira y el dolor. Y de la culpa: siempre se le achacó el no haber ayudado al niño. Segunda historia: Abd Alkader Habak es un fotógrafo de Reuters que vive en Siria. En marzo de 2017 cubría un traslado de refugiados, cuando un coche bomba explotó en un convoy y mató a 80 personas. Un colega fotografió a Abd rescatando niños del convoy. “El periodismo tiene que volver a comprometerse con sus lectores, tiene que volver a comprometerse con sus ideas y tiene que volver a comprometerse con la realidad. El periodismo que le pregunta a A qué piensa y a B qué piensa y hasta ahí llega, es un periodismo que no está creando valor”, dice Guyot.
  7. Pasión extrema. Lo que diferencia a un buen periodista de un gran periodista es la pasión. Y cierra con este “delicioso párrafo” de Gabo: “El periodismo es una pasión insaciable (…) Nadie que no la haya padecido puede imaginarse esa servidumbre que se alimenta de las imprevisiones de la vida. Nadie que no lo haya vivido puede concebir siquiera lo que es el pálpito sobrenatural de la noticia, el orgasmo de la primicia, la demolición moral del fracaso. Nadie que no haya nacido para eso y esté dispuesto a vivir sólo para eso podría persistir en un oficio tan incomprensible y voraz, cuya obra se acaba después de cada noticia, como si fuera para siempre, pero que no concede un instante de paz mientras no vuelve a empezar con más ardor que nunca en el minuto siguiente”.

LA PONENCIA DE CARLOS GUYOT ESTÁ DISPONIBLE EN EL SIGUIENTE VIDEO


#Etiquetas:

Comentarios.