Especiales

Testimonio de José Luis Araya Suazo: “Mi madre nos dijo que no podíamos salir de la casa por ningún motivo: sabía que la situación se iba a volver tensa en La Victoria”

Por ~ Publicado el 11 septiembre 2020

El 11 de septiembre de 1973 es una fecha que recuerdo bien, aunque solamente tenía 7 años. Vivíamos en la población La Victoria, que estaba caracterizada por la gran lucha de la clase obrera de sus habitantes, por lo que el Golpe de estado nos afectó de gran manera. Esa mañana no había ido al colegio porque había vacaciones de fiestas patrias, así que estaba en la casa junto a mi madre y mis hermanos viendo por la televisión todo lo que estaba pasando en La Moneda.

Luego de todo lo ocurrido, mi madre (Berta Suazo) nos dijo que no podíamos salir de la casa por ningún motivo: sabía que la situación se iba a volver tensa en la población.

José Luis Araya

José Luis Araya

Dicho y hecho. Al momento de llegar los militares a La Victoria, comenzaron los baleos y mi mamá rápidamente nos llevó al segundo piso y nos escondió debajo de la cama, mientras escuchaba los disparos que venían desde afuera. Era como estar en una pesadilla de la que no podía despertar.

Estuvimos escondidos ahí durante muchas horas y, al día siguiente, la situación era la misma: se oían balazos a cada rato. Mi padre (Raúl Araya) no llegó a la casa el 11 de septiembre, pues tuvo que quedarse en la fábrica de textiles donde trabajaba (Yarur Sumar), por lo que llegó al día siguiente preguntándonos si estábamos bien. Esta situación me dejó con mucho miedo. Pensaba que alguna bala me podía llegar a mí o a mis hermanos.

En la cuadra donde vivía, los militares entraban a allanar las casas una vez por semana, pero esos allanamientos no consistían en entrar y dar vuelta la casa buscando algo. No, llegaban cerca de las cuatro de la madrugada, nos reunían a toda la familia y se llevaban a mi hermano (Fabián Araya) y a mi padre a una cancha en la Villa Sur. Los militares los tenían detenidos ahí hasta las 4-5 de la tarde. Generalmente, los milicianos se llevaban a los hombres en un rango de 15 años en adelante aproximadamente, pero como yo tenía 7 años, me dejaban con mi madre y mi hermana (Marcela Araya). Eso se repetía constantemente, ya que todas las semanas se llevaban a mi padre y a mi hermano al mismo lugar y yo no me imaginaba como debían estar en esa cancha, pasando frío, sin comer, y sin poder volver a la casa; era una situación muy lamentable la que se vivía en La Victoria.

Después de todo lo que se vivió con el Golpe de estado, me tuve que adaptar rápidamente a una nueva “normalidad”, porque después de que la Junta Militar se tomó el poder, hicieron como si no hubiera pasado nada. Mi papá siguió yendo al trabajo, mis hermanos y yo volvimos a ir al colegio. En ese entonces estaba en 3° básico en la Escuela Básica n° 27 Población La Victoria, que quedaba al lado de mi casa. Estudiar cerca de mi hogar era un gran alivio para mí, ya que ante cualquier cosa que ocurriera, tenía la seguridad de que mi madre estaba cerca para poder ir a buscarme y llevarme a la casa para estar a salvo.

Creo que tuve suerte de haber sido un niño en esa época.

El Golpe es hoy. banner

#Etiquetas:

Comentarios.