Actualidad

Siete preguntas a Esther Vargas, directora de Clases de Periodismo

Por ~ Publicado el 19 abril 2010

Puroperiodismo contactó a la periodista peruana Esther Vargas para conversar sobre su proyecto Clases de Periodismo y algunos ámbitos del periodismo digital. “No es sencillo manejar el sitio, pues tenemos muchos pedidos para abordar temas y no siempre nos alcanzan las 24 horas”, cuenta.

Esther VargasLa periodista peruana Esther Vargas (@esthervargasc) es la directora de Clases de Periodismo, un sitio web enfocado en entregar consejos, datos, consultorías y asesorías sobre comunicación y periodismo digital.

No es su trabajo principal: Vargas es editora de la sección Ciudad del periódico Perú.21 y dirige las redes sociales de ese medio. Además, tiene una maestría en periodismo digital en el Instituto Universitario de Posgrado y mantiene un blog  en Nodo Digital de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano centrado en redes sociales. “Cómo usarlas y explotarlas al máximo. Es lo más didáctico posible”, asegura.

Clases de Periodismo nació a comienzos de 2008 al alero de un curso que Vargas dictó en la Universidad San Martín de Porres. A fines del año pasado lanzó la versión actual del sitio, con un equipo de  periodistas que nutre de contenidos un espacio que ellos definen como una “escuela virtual”. Hasta la fecha han hecho dos talleres para profesionales y estudiantes, y Vargas reconoce que la demanda va en aumento. “Tenemos algunos proyectos más, sobre todo en el interior del país, donde nos están reclamando, pero todavía seguimos en Lima, apuntando fuerte a la web”.

Puroperiodismo contactó a Esther Vargas para conocer el desarrollo de Clases de Periodismo y, fundamentalmente, obtener su opinión sobre medios digitales. Estas son las siete preguntas que seleccionamos para ustedes.

—¿Cómo les ha ido en las consultorías para implementar redes en instituciones?
Hemos trabajado en la capacitación de periodistas de organismos públicos, y hemos dictado un par de talleres. Todo empezó en diciembre del año pasado, mes en el que formalmente lanzamos el sitio. En este momento estamos concentrados en la web, en transformarla en un medio de ayuda para periodistas de la región, en un referente.

—¿Qué significa que el sitio sea una “escuela virtual”?
Tratamos de enseñar a nuestros colegas a usar herramientas web, y al mismo tiempo no dejamos de aprender de periodistas y amigos de diversas partes del mundo. Clases de periodismo (la web, y el canal en Twitter, y la página en Facebook) es también un espacio de debate, donde se discuten y se reflexionan temas relacionados con el oficio. No dejamos de lado la actualidad. Por ejemplo, estuvimos informando de Haití y Chile, tras el terremoto. Nos interesaba mostrar cómo se estaba informando de estas tragedias. Y así, una serie de sucesos mundiales nos inspiran para hacer post y entender qué está pasando con el periodismo hoy. Yo creo más en la experiencia que en la teoría. Y en ese sentido siempre estoy atenta a la experiencia de periodistas y medios de todas partes para aprender y compartir.

“Tratamos de enseñar a nuestros colegas a usar herramientas web, y al mismo tiempo no dejamos de aprender de periodistas y amigos de diversas partes del mundo”.

—¿Con qué frecuencia suben contenidos al día?
Estamos subiendo contenidos todos los días. Dos y hasta cinco post al día. Depende mucho de la disponibilidad de tiempo. Tenemos una redactora principal, Sofía Pichihua (@zophiap), y recibimos colaboración de algunos bloggers amigos. Hay otros periodistas que están integrados al equipo pero no tienen mucho tiempo para actualizar. No es sencillo manejar el sitio, pues tenemos muchos pedidos para abordar temas y no siempre nos alcanzan las 24 horas. Además, estamos a full en las redes, y en pequeños proyectos. Este sitio se financia con amor y dedicación. Debemos buscar financiamiento.

—¿Cómo evaluarías las estrategias de los periódicos de papel para adaptarse a las nuevas tecnologías?
En la región creo que hay una marcada diferencia entre los medios con recursos y los medios pequeños con escasos recursos. Los primeros tienen todo el dinero, y los segundos tiene la creatividad y el interés. No obstante estas diferencias, el cambio se está dando, pero más allá de infraestructura y de anuncios pomposos, el cambio está en la mentalidad de los periodistas, y ese es la transformación más costosa y más valiosa. Lo veo como un proceso. Poco a poco los periodistas terminan por aceptar que los ciudadanos se están moviendo todo el tiempo, y generando contenidos, y produciendo información. Descubren que ya no hay que esperar el diario del día siguiente para informarse, pues toda la información se difunde en espacios como Twitter y Facebook. Y los que se ‘enganchan’ a las nuevas tecnologías confirman pronto también que Internet no es un cuco, y que además de ser un espacio productivo es un lugar para entretenerse.

—¿Es viable, a tu juicio, el modelo de pago por contenidos?
En la región lo veo muy difícil. Ojalá la gente pagara por calidad.

—¿Cuáles son las principales virtudes y defectos del periodismo y del periodista?
Solo citaré dos virtudes y dos defectos, que en mi opinión son claves.
Virtud: 1) Todavía se cuentan grandes historias en los medios, y eso es bueno, y esperanzador.
Defecto: 2) Se busca tráfico o vender diarios a cualquier precio. Se está descuidando la calidad de manera dramática.
Virtud: 1) Hay oportunidades laborales gracias al periodismo digital que ha creado nuevos puestos de trabajo.
Defecto: 2) Se invierte menos en capacitación y se llena las redacciones con practicantes.

—¿Cuáles son las herramientas web indispensables para un periodista?
En primer lugar te diré que es básico que un periodista tenga un smartphone. Algunas herramientas indispensables: un blog, Twitter, Facebook, Google Docs, Google Reader, Linkedin, You Tube, Delicious, Flickr. Pero más que herramientas debemos tener interés por probar todo lo que sale, y luego descartar, y así hasta encontrar lo que más se acomoda a nuestras capacidades y exigencias.

#Etiquetas:

Comentarios.