Entrevistas

Gabriel Cavada, epidemiólogo: “Parece increíble que, teniendo vacunas, haya el mismo nivel de contagios que hace dos años. ¡Eso es inconcebible!”

Por ~ Publicado el 8 junio 2022

Durante los últimos meses se ha presenciado un considerable aumento de contagios por coronavirus, de hecho, según los reportes diarios del Ministerio de Salud, entre el 30 de mayo y 8 de junio sumó un total de 68.164 nuevos casos confirmados contagios, el registro más alto de las últimas 11 semanas. Y aunque de a poco, la enfermedad sigue sumando muertes: ya van más de 58.000. Los expertos ya se refieren a un nuevo rebrote. En este contexto, Puroperiodismo conversó con Gabriel Cavada, epidemiólogo y académico de la Universidad de Chile, quien entregó los principales motivos de este aumento en las cifras.


Desde que asumió el gobierno de Gabriel Boric el pasado 11 de marzo, los temas inflacionarios, la seguridad y la violencia se fueron tomando paulatinamente la agenda del gobierno. La pandemia, en cambio, pareciera haber sido relegada en cuanto a presencia mediática y en la agenda oficial. Se cambió la forma en que se entregan los reportes periódicos, se modificó el plan Paso a Paso e incluso se flexibilizó el uso de mascarillas en espacios públicos. Esta situación, según han señalado varios expertos, ha provocado que la comunicación de riesgo se haya debilitado, lo que habría influenciado notoriamente en el aumento de contagios durante las últimas semanas.

Las cifras son claras: los reportes cada vez demuestran un mayor aumento en los brotes. De hecho, la reciente semana entre el 30 de mayo y el 5 de junio, sumando las cifras de los reportes diarios, se contabilizaron un total de 55.378 contagios nuevos, el catastro semanal más alto de los últimos tres meses. En los días siguientes, la cifra ha seguido en aumento con un promedio de 6.711 casos diarios, y sólo este miércoles 8 de junio hubo 9.322. Desde marzo que no se veían tantos casos en una única jornada.

Hoy, según datos del Ministerio de Salud (Minsal), son 34.609 casos activos, es decir, personas que se encuentran en una etapa en que pueden transmitir el virus a otras, una de las cifras más altas desde fines de marzo.

Preocupantes números que hacen recordar los peores momentos que se han vivido con la pandemia y los constantes rebrotes a nivel nacional. En base a este crítico contexto sanitario, Puroperiodismo conversó con Gabriel Cavada, epidemiólogo, experto en bioestadística y académico de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile, quien analiza en esta entrevista los diferentes factores que desencadenaron esta nueva ola que, según muchos expertos, está recién en su fase inicial.

Gabriel Cavada, epidemiólogo, bioestadístico y académico de la Facultad de Medicina de la U. de Chile. (FOTO: Duna.cl)

Gabriel Cavada, epidemiólogo, bioestadístico y académico de la Facultad de Medicina de la U. de Chile. (FOTO: Duna.cl)

–Hace unas semanas, desde el gobierno admitían que la violencia y la seguridad se han tomado la agenda, lo que ha desplazado a un segundo o tercer plano lo referente al coronavirus. ¿Cómo cree que el Ejecutivo ha manejado el tema de la pandemia?

En general, el gobierno ha manejado la pandemia de forma bastante deficiente. Si uno hace una historia desde el momento en que asumió la nueva autoridad sanitaria, el momento pandémico en marzo era que definitivamente la ola de febrero iba bajar fuertemente y, por eso, ellos en algún momento desinstalaron derechamente la noción de riesgo. Tú puedes recordar que la ministra de Salud [Begoña Yarza] en un momento dijo que ya no eran importante las cifras, que lo importante era educar. Pero esta educación no llegó y mucho menos la noción de instalar el riesgo. Después se cambió el plan Paso a Paso por este Seguimos Cuidándonos, Paso a Paso, con el que los parámetros para poder mantener una comuna en estado sanitario nunca estuvieron claros. De hecho, los puedes revisar y desde el punto técnico son tremendamente insuficientes. Por otro lado, nunca se incentivó la campaña de vacunación y, ahora último, cuando los contagios se dispararon de nuevo, recién tomaron nota de esto y volvieron a tomar esta medida de deshabilitar el pase de movilidad.

–Las cifras están llegando a ser parecidas a las que tuvimos en un principio de pandemia, cuando había mucho menos conocimiento que hoy en día…

Claro, al punto de que si miras hoy el nivel de contagio que hay, cuando estamos a tres semanas de llegar a un peak, tenemos un nivel de contagio completamente equivalente al del año 2020. Todo esto, cuando en 2020 había cuarentenas cerradas, no había ninguna expectativa de vacuna y lo único que teníamos era el autocuidado. Entonces, parece increíble que, teniendo vacunas, tengamos el mismo nivel de contagios que hace dos años. ¡Eso es inconcebible!

–Se ha visto un gran aumento en los contagios. De hecho, según el reporte oficial del 1 de junio, el total de pacientes en etapa activa de la enfermedad pasó de 25.292 a 28.502, lo más alto en 61 días. Hoy ya son más de 34 mil.

Sin duda alguna. Si sacas el brote de febrero, que fue extraordinario, y miras por estación, por inviernos, esto está llegando a los mismos niveles que tuvimos en 2020. En ese año, el peak fue de la magnitud que estamos observando hoy. Y te reitero, todo esto faltando un par de semanas para llegar al peak proyectado de esta ola.

–Es decir, dos años después, a pesar de todo el conocimiento que se ha ido obteniendo respecto al tema, ¿de igual manera se superará el peak que hubo en un comienzo?

Sí, por supuesto. Probablemente, en términos de cifras llegue hasta a duplicarlo.

–¿Cuáles han sido los principales factores que han influido en esta considerable alza de contagios?

Fundamentalmente, hay tres ejes importantes: uno es que el virus tiene un fuerte componente estacional. Los brotes más grandes son en invierno, porque es una enfermedad respiratoria. En segundo lugar, la relajación de la comunicación de riesgo, y por supuesto que a eso tienes que sumarle un poco de cansancio pandémico. Entonces, estos factores atentaron para que haya una muy fuerte probabilidad y chance de contagio, que es lo que se está observando.

–¿La estrategia comunicacional del gobierno ha influido en el relajo con el que la población ha enfrentado la pandemia durante el último tiempo? 

No creo que sea parte propiamente tal de la estrategia, pero sí es una grave omisión de cómo se ha manejado la parte comunicacional de la pandemia durante este último tiempo.

El factor vacunas y el stress del sistema de salud

–¿Se pueden encontrar diferencias y similitudes entre esta ola y las anteriores? 

Lo único distinto que hay con las olas anteriores es que se espera que, en términos de números absolutos, esta ola tenga bastante menos muertos. Pero lo que quiero decir es que estos números perfectamente podrían haber sido evitados si hubieras vacunado a tiempo y hubieras incentivado la vacuna.

–Según información del Departamento de Estadísticas e Información de Salud (DEIS), hay más de 1,5 millones de rezagados sin su cuarta dosis al 8 de junio. ¿Es para preocuparse, pensando lo que se viene?

Por supuesto. Es muy preocupante, porque si a ese 1,5 le agregas otro millón de personas que nunca inició su plan vacunal y otro millón más que está cumpliendo la edad de vacunarse y que no se ha vacunado porque aún no le tocaba, en el fondo tienes un orbe de cuatro a cuatro millones y medio de susceptibles, de personas que no tienen inmunidad y que perfectamente los puede agarrar el virus e infectar.

vacunacion

–El aumento de contagios por Covid-19 se ha juntado con los distintos virus respiratorios estacionales, principalmente la influenza. ¿Cómo conviven estos virus?

Es complejo y preocupante. Los años 2020 y 2021 todas las enfermedades respiratorias que tú podías diagnosticar se debían a Covid, pero actualmente también se está compitiendo con los virus tradicionales de la influenza, el virus sincicial, etc. Y con toda esa competencia, el Covid sigue haciendo un estrago, por lo que la situación, en ese sentido, es doblemente caótica.

–El Instituto de Salud Pública (ISP) publicó el Informe de Circulación de Virus Respiratorios correspondiente a la semana entre el 9 y 15 de mayo, donde se analizaron más de dos mil casos de virus respiratorios. De estos, 158 son de influenza. ¿Qué tan preocupante es esto, pensando que el año pasado no se presenciaron casos y que probablemente por lo mismo no se generaron anticuerpos?

No, no es tan preocupante. Lo que pasa es que el año pasado y el antepasado no circularon otros virus respiratorios porque la mayoría de los niños estaban, fundamentalmente, con clases telemáticas, entonces no había movilidad de personas. Además, el virus SARS-CoV-2, que es el que te produce el Covid-19, tuvo algunas características de virus depredador. No admitió competencia. Y te insisto, en esta época, teniendo todas las competencias que hay, que te deje los mismos índices de contagio es reflejo de que no se han hecho bien las cosas.

–Entre el Covid-19 y todos los nuevos virus respiratorios que hay, ¿podría presenciarse un colapso en el sistema público de salud?

Yo creo que no vamos a llegar a un colapso, pero sí a un sistema de salud bastante estresado. No vamos a llegar a presenciar un colapso porque, afortunadamente, esta cepa ómicron que está azotando ahora genera, en términos globales, una enfermedad menos grave que otras cepas anteriores.

Viruela del mono

–Se me hace imposible no consultar respecto al nuevo virus de moda, la viruela del mono. ¿Es inminente su llegada a nuestro país? 

Probablemente llegue a Chile, pero si eso pasa serán casos aislados. Por otro lado, la vacunación antivariólica tradicional tiene una protección cruzada de cerca de un 85% para esta enfermedad, de modo tal que no es una situación epidemiológicamente grave.

–¿Podría generar los estragos que ha generado el coronavirus todo este tiempo?

La viruela del mono es una cosa muy diferente al coronavirus, afortunadamente. No tiene un potencial pandémico, no va generar una epidemia masiva. Esta viruela es una enfermedad muy antigua, se describió en 1950 y los primeros casos en humanos son de 1970. Es una enfermedad endémica desde hace mucho tiempo en el Congo y se contagia fundamentalmente teniendo relaciones con una persona infectada, de modo tal que no es un virus que se pegue por el aire como los respiratorios.

 

#Etiquetas:

Comentarios.