Derecho a la información

Empresa Díaz Cumsille demandará a TVN por capítulo de “Esto no tiene nombre”

Por ~ Publicado el 24 septiembre 2014

En lo que ya parece una tendencia de las grandes empresas, una de las inmobiliarias y constructoras relevantes del mercado nacional anunció formalmente que deducirá una demanda civil de indemnización de perjuicios en contra del canal público de televisión por la investigación periodística de “Esto no tiene nombre” emitida el 28 de julio de 2014.

Foto: Daniel Oines, Flickr.

Foto: Daniel Oines, Flickr.

En el capítulo, denominado “Ventas inmobiliarias, promesas mal medidas”, TVN afirmó que la Inmobiliaria San Nicolás —una empresa del Grupo Díaz Cumsille—, vendió departamentos en el edificio Arq. San Miguel con una superficie inferior a la comprometida. Como suele ser habitual en la televisión, el programa fue reproducido al día siguiente, 29 de julio, en “Buenos Días a Todos” y en el noticiero “Medianoche”.

La empresa Díaz Cumsille, antes de acudir a los tribunales de justicia, realizó dos acciones. La primera fue publicar una inserción a página completa en los diarios El Mercurio y La Tercera el domingo 10 de agosto en donde criticó el reportaje de investigación de TVN, acusándola de entregar información errada y de actuar negligentemente.

El inserto publicado un día domingo, donde los diarios tienen la mayor circulación, originó que TVN ejerciera el derecho de rectificación, que nuestra ley de prensa reconoce a toda persona tanto natural o jurídica que se sienta ofendida o injustamente aludida. El Mercurio publicó la respuesta en la sección “Cartas al Director”, en la que TVN desestimó las críticas al programa afirmando que fue realizado responsablemente, de acuerdo a sus estándares periodísticos, enumerando las principales fuentes documentales en la que se basó el programa.

La segunda acción efectuada por la empresa Díaz Cumsille, fue ejercer el derecho de rectificación ante TVN por el reportaje de “Esto no tiene nombre”. Después de emitir un nuevo capítulo de dicho programa, el conductor procedió a leer la rectificación enviada por la empresa.

LA EMPRESA SOLICITA ANTECEDENTES

A pesar de tales acciones, el 3 de septiembre la empresa Díaz Cumsille presentó una medida prejudicial probatoria en contra de TVN, con el objeto de obtener un conjunto de antecedentes que la empresa estimó necesario antes de presentar la demanda. Si bien la ley exige al futuro demandante exponer someramente sus fundamentos, en una extensa presentación de 27 páginas la empresa describió con detalle la acción que próximamente interpondrá en contra de TVN.

La empresa Díaz Cumsille explicó que el reportaje de “Esto no tiene nombre” afirmó que un departamento del edificio —el 701— tenía significativamente menos metros cuadrados que los ofrecidos y vendidos al cliente, al que le faltaron 9 metros cuadrados. Tales afirmaciones se basaron —según la empresa— en dos informes erróneos. El primero elaborado por una empresa llamada Limite Urbano y el segundo emitido por la Escuela de Construcción Civil de la Universidad Católica de Chile, llamada DECON.

A juicio de la empresa Díaz Cumsille, TVN construyó un marco de escándalo y sensacionalismo en el que aparecen las empresas del grupo como abusadoras que engañan y estafan a sus clientes a sabiendas, para obtener un lucro inmerecido a costa de sus clientes. El objetivo del reportaje —infirió la empresa— fue demoler su imagen y prestigio, sin darles un apropiado derecho a réplica ni estar fundado en antecedentes técnicos bien formulados, de actuar en contra los principios y a la ética que debe guiar el trabajo del diario y de los medios.

La empresa Díaz Cumsille atribuyó a TVN un “actuar clandestino”, pues el reportaje se habría realizado sin rigor periodístico y sus responsables no respetaron aspectos sustanciales de la ética periodística, debido a que se fundó en dos estudios errados cuyas imprecisiones y faltas pudieron haber sido fácilmente descubiertas si el canal de televisión hubiese tenido el cuidado, la diligencia y el interés de validar dichos informes con la empresa en forma previa a la emisión del reportaje. La empresa indicó que TVN no le dio la oportunidad de analizarlo y de realizar un informe independiente con un organismo serio.

Según la empresa, la actuación culposa e incluso dolosa de TVN en su reportaje se infiere del hecho de que la investigación haya durado meses, y que solo se haya acercado a la empresa pocos días antes de su emisión, condicionando la participación de la empresa afectada y la exposición de sus puntos de vista a la realización de una entrevista en cámara, sin que en forma previa se  informara y entregara copia de los informes en los que se basó el reportaje, buscando a su juicio una “verdadera emboscada comunicacional”.

Uno de los aspectos que subrayó con insistencia la Empresa Díaz Cumsille fue la ausencia de ética periodística de TVN. Tal conducta se dio también —en opinión de la inmobiliaria— en la entrevista telefónica que efectuó la propietaria del departamento 701 a un ejecutivo de la Empresa Díaz Cumsille, que el equipo de investigación de TVN grabó y difundió en el reportaje, sin que el ejecutivo fuese informado y autorizara la difusión.

LA DISPUTA POR LAS DIMENSIONES

El principal punto de discordia entre la Empresa Díaz Cumsille y TVN es sobre las dimensiones del departamento 701 del edificio Arq. San Miguel. La empresa sostuvo que la superficie del inmueble corresponde a lo ofrecido y vendido a sus clientes y que para demostrarlo —-debido a que la propietaria del departamento 701 no les permitió ingresar a medirlo—, requirieron un estudio y medición al Centro de Investigación, Desarrollo e Innovación de Estructuras y Materiales (IDIEM) dependiente de la U. de Chile.

A dicha institución, la empresa Díaz Cumsille le solicitó practicar en terreno la medición de 4 departamentos del edificio Arq. San Miguel, todos con características similares y en la misma línea del departamento 701 exhibido en el programa de TVN. Los tres informes emitidos por el IDIEM según la empresa Díaz Cumsille concluyeron que los cuatro departamentos objeto del estudio cumplen con la superficie informada a sus respectivos compradores, tanto en la publicidad, como en la cotización, lo que acredita que lo vendido a cada propietario corresponde a lo ofrecido, siendo totalmente falso que se hayan vendido departamentos de menor superficie de la ofrecida a sus clientes.

FALTA DE RECTIFICACIÓN

La empresa Díaz Cumsille señaló haber ejercido el derecho de aclaración, solicitando a TVN la rectificación de los errores de hecho en que incurrieron los tres programas del canal estatal que divulgaron el reportaje.

Si bien la empresa reconoció que TVN cumplió con difundir la rectificación solicitada, añadió que solo fue en lo formal, pues en una actitud que a su juicio solo denotó falta de rigor periodístico, mala fe y ánimo persecutorio en contra de las empresas del grupo, agregó a continuación de la lectura del texto un conjunto de afirmaciones desfocalizadas del tema principal, con la clara intención de confundir al televidente, lo que volvió a afectar seriamente su prestigio.

TVN objetó que el departamento medido por el IDIEM fuese el 401 que no era el mismo medido por el reportaje, omitiendo a sabiendas que los dueños del 701 se negaron a que midieran el departamento, insinuando un actuar tramposo de la empresa Díaz Cumsille, dejando maliciosamente la impresión que se trata de departamentos muy distintos.

LOS DOCUMENTOS SOLICITADOS A TVN POR LA EMPRESA DÍAZ CUMSILLE

Para preparar adecuadamente su entrada al juicio la empresa solicitó a través del 26° Juzgado Civil de Santiago un amplio número de antecedentes, informes y estudios. Algunos interesantes de destacar son los siguientes:

  • Copia fiel e integra de las emisiones realizadas por TVN en cualquiera de sus señales, horarios y programas promocionando el programa Esto No Tiene Nombre el reportaje “Ventas inmobiliarias, promesas mal medidas” y de todos los comentarios o alusiones efectuados por TVN con anterioridad o posterioridad a su emisión del día 28 de julio de 2014.
  • Informe del rating, con detalle de sus fechas y horarios del programa Esto No Tiene Nombre emitido el 28 de julio.
  • Estudios e informes de ingeniería, construcción y de cualquier naturaleza originales encargados supuestamente por el Programa Esto No Tiene Nombre titulado “Ventas inmobiliarias, promesas mal medidas”, y las metodologías y protocolos utilizados.
  • Contratos celebrados por TVN con las empresas o instituciones que efectuaron los estudios en el programa individualizado y copia de las facturas o boletas que las empresas hayan emitido a TVN.
  •  Copia de las pautas, instrucciones o minutas, correos electrónicos, memorándums u otras comunicaciones relacionadas con la elaboración del programa impugnado.
  • Facturas emitidas a TVN de empresas o instituciones dedicadas al rubro inmobiliario en los últimos 6 meses previos a la emisión del programa objetado.

Con seguridad, TVN se opondrá a la medida prejudicial preparatoria de exhibición de documentos, pues algunos a mi juicio se encuentran cubiertos con la protección del secreto profesional y otros no cumplirían con la exigencia de necesariedad para preparar la entrada al juicio, sino que más bien se intenta obtener pruebas en forma anticipado al juicio.

La empresa Díaz Cumsille sugirió que TVN es parte de una campaña —lo que afirma explícitamente— junto a otras empresas del rubro para desprestigiarla, razón por la cual solicitó las facturas emitidas a dicho canal de televisión por las entidades dedicadas a la construcción. Al tenor de la presentación de la empresa Díaz Cumsille, hay escasas posibilidades de llegar a un acuerdo, por lo que se augura un largo pleito en el futuro próximo.

#Etiquetas:

Comentarios.