Actualidad + Especiales

Artés: Un cierre de campaña distinto, de “unión antifascista”

Por ~ Publicado el 20 noviembre 2021

El jueves 18 de noviembre, el punto de encuentro fue la Plaza de Armas de Santiago. Ese fue el lugar elegido por el candidato presidencial Eduardo Artés para cerrar su campaña, convocando a todos los estudiantes movilizados y adeptos a su visión política. Tal llamado era para celebrar “la unión antifascista” en un acto que también contó con la participación de sus candidatos a diputados y senadores. 

Por Álvaro Cordero, Carla Navarrete y Nicolás Tello*


*Esta crónica fue realizada por estudiantes de segundo año de la carrera de Periodismo de la Universidad Alberto Hurtado, en el marco del Taller de Crónicas y Entrevistas, impartido por el profesor Roberto Herrscher.

A partir de las 18:00 horas se comenzaron a aglomerar en Plaza de Armas las primeras personas portando lienzos y consignas que aludían al estallido social del 18-O. Y como antesala a lo que sería la fiesta de cierre de campaña de Eduardo Artés en su segundo intento por llegar a La Moneda, un grupo musical de estudiantes “antifascistas” tocaba unos temas ligados a la lucha del pueblo contra el imperialismo: canciones como “Gallo Rojo, Gallo Negro”, del español Chicho Sánchez, fueron coreadas al son del aplauso impaciente en espera del candidato.

Con el pasar de los minutos y la euforia, se notaban desde la cúpula hacia el mar de gente, las banderas que hacían parte del sueño chileno, de la libertad e independencia que Artés venía prometiendo en su programa: lienzos de la comunidad LGBTIQ+ representando a las disidencias sexuales; banderas rojas obviando el apoyo de una facción comunista hacia la Unión Patriótica (UPA); banderas del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR).

Los cánticos antifascistas y el apoyo a la clase obrera fueron constantes durante toda la tarde: “Trabajadores al poder”, la ex canción del MIR, también fue coreada en reiteradas ocasiones, junto a otras intervenciones donde se mencionaba la nacionalización de la industria, “fuera los fascistas y sus empresas”, además de los gritos de su partido: “Upa, Upa, Upa, nunca pares de luchar”.

Ya finalizada la música, comenzaron a compartir tarima aspirantes a las dos cámaras del Congreso que acompañan a Artés. En primera instancia, le tocaría hablar a la candidata a diputada por el distrito 7 del movimiento Andha Chile, Roxana Miranda, quien reprobó las posiciones tomadas por los otros partidos políticos: “Primero que nada, compañeras y compañeros, nos sentimos orgullosos como organización Andha Chile, de haber dado el tremendo paso y habernos posicionado donde correspondía y en el momento que correspondía. Interpelamos a la clase política; interpelamos a los partidos políticos en algún momento que se posicionaran en esta trinchera y quisieron pasar al centro. Bueno, acá quedamos los dignos”.

Acto seguido, los organizadores alzaron en un farol de la Plaza de Armas que estaba al costado de la cúpula, un muñeco que representaba al candidato a presidente de la ultraderecha, José Antonio Kast. Llevaba una foto del candidato republicano y un cartel en su pecho con el mensaje de “Atrévete a colgar al fascismo”, una parodia al slogan de campaña de Kast. El muñeco colgaba del cuello, como en una horca, y fue abucheado y repudiado por los presentes.

artés 2

(Foto: biobiochile.cl)

Comenzó a oírse un vaivén de voces coreando la llegada del aspirante a Mandatario. Los camarógrafos de los canales nacionales se dirigieron desde el costado central hacia el lado que apuntaba al oriente, con tal de tomar la mejor imagen del profesor Artés. Pasadas las 19:00 horas, finalmente llegó. El calor que sentían los asistentes tenía su paralelo en el termómetro: la temperatura de ese día superó los 30°C en diversos sectores de la capital.

Quienes ahí estaban cantaban esperanzados por lo que consideraban “la única izquierda real que queda en Chile”.

Llega el profesor

Eduardo Artés llegó vestido con zapatos cafés de cuerina, un pantalón de tela azul marino, cinturón café oscuro con hebilla de metal -lo que le daba un toque campestre o rústico-, una camisa azul oscuro, con un tono distinto al de su pantalón, y con una sonrisa de oreja a oreja, pues eran muchas las personas que se habían reunido en ese punto sólo para escucharlo a él y saber más de sus proyectos.

Al subir a la tarima, saludó a los asistentes llamándoles “compañeros, compañeras y compañeres”, saludo que es reconfortante para muchas de las personas que presenciaban el momento. Luego, prosiguió: “Estamos felices, ustedes ven la manifestación hoy día. Gracias”.

Habló con potencia y seguridad. Se podía sentir en el aire la unión entre las personas gracias a su voz; todos eran un conjunto, todos estaban ahí por la misma razón: ver al profesor Artés en el sillón presidencial. Había cerca de mil personas apoyándolo en vivo, escuchándolo con atención.

“La burguesía, el sector corrupto del país, no nos representa, representa el pasado que se niega a ser superado, pero nosotros sabemos perfectamente que tenemos que superarlo y, para superarlo, compañeros, no será como dicen algunos ‘en orden, en paz o en tranquilidad’. ¡Ellos jamás se van a retirar del escenario de la historia si no los echamos, compañeros!”, dijo.

Artés explicó que va tras la refundación de Chile con un programa democrático popular y recalcó que los cambios no se hacen en un solo acto, sino que de manera sucesiva y constante. También recordó a los y las asistentes que la clase media y baja son quienes producen todo lo que genera el país y, sin embargo, suelen obtener muy poco o nada por esta tarea. Por eso promete que en su gobierno eso no volverá a ser así.

El candidato se dirigió a la concurrencia con mucha seguridad, en uno que otro momento se le escaparon algunos conceptos coloquiales o garabatos incluso, pero a pesar de esto, nunca perdió el enfoque.

Los espectadores coreaban “¡El profe luchando también está educando!, ¡El profe luchando también está educando!”. Él respondió diciendo que con un lápiz y un papel no se ha logrado ni se logrará hacer el cambio, él cree que la movilización y el protagonismo popular son los que hacen los cambios.

“¡Compañeros y compañeras: nosotros vamos tras una nueva sociedad, somos anticapitalistas!”, fue una de las frases que el candidato utilizó en su cierre de campaña.

(Foto: Diario Financiero)

(Foto: Diario Financiero)

El público reaccionó ante estas palabras con el cántico “¡Luchando, creando, poder popular!” y los acompañaba Artés coreando cada uno de sus gritos. Existía tan buena comunicación entre los asistentes y el candidato que incluso durante su discurso, una mujer gritó sola “¡Fuera las forestales de Chile!” y el profesor le respondió con ánimo y mucha convicción: “¡Fuera!”

Artés hizo énfasis en que el único camino es la izquierda y la unidad del pueblo, mencionando que la sociedad actual continúa siendo una sociedad imperialista y oligárquica, y que el imperialismo sí existe y que es necesario pisotearlo.

Con estas ideas, el profesor comenzó a despedirse: “Compañeras y compañeros, reciban un abrazo cada uno de ustedes. Ganemos conciencia y que se exprese eso este domingo, creemos voz propia, creemos nuestro propio programa, nuestro propio camino, ¡el pueblo no se vende! No vamos a formar parte de un gobierno que intenta parchar lo que ya no tiene solución que es el neoliberalismo. ¡Venceremos, compañeros!”.

Terminado su discurso, el candidato y profesor accedió a tomarse fotografías y conversar de manera muy cercana con los asistentes. La velada se cerró con la presentación de Gonzalo Gamboa, un cantautor chileno que interpretó canciones que hacían alusión a la lucha social, a la equidad de género y a la liberación de los presos políticos.

#Etiquetas:

Comentarios.