Entrevistas

Alejandro Guzmán: “Para que los problemas inflacionarios acaben, dependemos de cuánto dure el conflicto entre Rusia y Ucrania”

Por ~ Publicado el 9 mayo 2022

El explosivo aumento de precios y una inflación que ya se alza hasta un 10,5% anual –la más alta desde 1994– ha implicado un inusitado encarecimiento del costo de la vida en Chile. Para profundizar respecto a las causas y efectos del fenómeno, Puroperiodismo conversó con el profesor universitario y consultor experto en educación financiera, Alejandro Guzmán, quien se refiere en esta entrevista al impacto que han tenido diversos factores internos y externos en la devaluación del peso. Si bien plantea como causales los retiros de las AFP y otros estímulos monetarios, el especialista señala que gran parte del problema se relaciona con la incertidumbre internacional y que para que ocurra un retroceso “se debe ordenar la economía mundial, que se vaya normalizando el abastecimiento de bienes y servicios, eso contribuiría a bajar los precios”.


Desde mediados de 2021 que Chile ha experimentado una sostenida inflación que se ha traducido en un notorio aumento de precios y, por lo tanto, del costo de la vida. Con los datos dados a conocer el viernes pasado por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), la situación se vuelve aún más compleja. El inesperado aumento de 1,4% en el Índice de Precios al Consumidor (IPC) durante abril eleva el acumulado anual a 10,5%, el más alto desde agosto de 1994, de acuerdo con los registros históricos del Banco Central.

Uno de los puntos en que el encarecimiento se ha hecho más notorio y perjudicial para la economía doméstica de las personas ha sido la canasta básica de alimentos, un grupo de 80 productos que son monitoreados mes a mes por el Ministerio de Desarrollo Social con cifras del INE. El precio de está canasta ha sufrido una considerable alza en lo que va de 2022, producto de factores tanto internos como externos que han impactado en la economía chilena . Si entre enero y diciembre de 2021 la inflación anual alcanzó un 7,2%, en lo que va de 2022 ya se ha acumulado un 4,8%, es decir, el equivalente al promedio de ocho meses del año pasado.

Para profundizar respecto a las causas y efectos de estas alzas, Puroperiodismo conversó con el profesor de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile y consultor experto en educación financiera, Alejandro Guzmán.

¿A qué se debe este aumento de precios?

Hay varias causas, externas e internas. En cuanto a los factores externos, ha influido el tipo de cambio, que ha variado mucho, y eso hace que suban los precios de las importaciones y de todos los bienes de consumo, como los alimentos. Chile no se autoabastece de trigo, por ejemplo, sino que importamos más de la mitad del que consumimos, y el 98% de los combustibles es importado, entonces dependemos del tipo de cambio, es decir, del precio del dólar.

–¿Eso es producto de la pandemia?

La pandemia trajo muchas consecuencias, específicamente en la oferta de productos, porque la producción de bienes disminuyó a nivel mundial. Hubo fábricas y empresas cerradas o trabajando a medio turno, entonces se produjo una escasez de bienes que acá vimos con los autos nuevos, que no llegaban porque se demoraban mucho en producirlos. Luego vino un segundo efecto que fue un problema de logística y distribución. Llegando a Viña del Mar, se puede ver que en la bahía todos los días habían 15 barcos, algo que no se había visto nunca, y van todos atochados, entonces el transporte se complicó, la logística igual, lo que hace mucho más caro el transporte. Todas estas razones se agravaron cuando estalló el conflicto entre Rusia y Ucrania. Rusia es uno de los principales productores de petróleo del mundo y ambos países la llevan en la producción de aceite vegetal. Ucrania es un gran productor de trigo y maíz. Pese a que Chile no le compra trigo, maíz ni aceite a Ucrania ni a Rusia, resulta que al producirse una escasez mundial, los países a los que sí les compramos suben los precios, lo que explica por qué han subido los precios algunos alimentos.

–¿Y cuáles son las causas internas?

La producción de bienes y servicios en Chile también cayó por la pandemia, bajaron los empleos, por lo que había menos oferta de productos. También pasó que el año pasado hubo un exceso de gastos en bienes de consumo. Si se buscan las causas, la economía crece bastante, pero eso se sustenta por el gasto privado y eso estuvo muy influenciado por estímulos monetarios  como el IFE universal, que fueron aproximadamente US$ 30 mil millones, y los retiros de las AFP, que ascendieron a unos US$ 50 mil millones. El presupuesto de gasto de la nación para este año es de US$ 80 mil millones (lo que se gasta en salud, educación, FF.AA., etc.), entonces imaginemos la cantidad de plata que ingresó a las personas. Mucho dinero ingresó a la economía y Chile lideró en América Latina en gastos de bienes de consumo: fue el boom del comercio y las ventas de autos, por ejemplo, se fueron por las nubes. En un año bueno se venden 360 mil vehículos nuevos y en el primer trimestre de este año ya se vendieron 110 mil, por lo que si esto se mantiene a final de año se venderán 440 mil autos.¡Una locura, porque el litro del combustible está a más de $1.100! Los seguros automotrices están más caros, entonces esto no tiene sentido: tener menos ingresos y gastar más, entonces tenemos ahí un efecto del consumo privado que ha hecho que suban los precios.

¿Cuánta culpa tienen los retiros de las AFP?

[El actual ministro de Hacienda] Mario Marcel advirtió esto cuando era presidente del Banco Central: dijo que con estos retiros habría un efecto inflacionario con un rango que aún no estaba tan claro, porque no se sabía cuánta plata se iba a gastar. Se estima que un 40% de la inflación que tenemos se explica por los estímulos monetarios (, o sea, si tuvimos un 7,2% de inflación el año pasado con retiros, sin retiros hubiese sido de un 4,3, por ejemplo. Y este año, en vez del 3,4% de inflación que teníamos a marzo*, llevaríamos un 2%, pero eso igual es mucho. Es decir, a pesar de los retiros tenemos un problema inflacionario y eso se explica por las condiciones externas. Si uno mira a Estados Unidos, ellos también tuvieron la misma inflación que tuvo Chile.

¿Cómo hubiera afectado un quinto retiro?

El quinto retiro hubiese sido regresivo, es decir, favorecía a algunos y perjudicaba a todos, porque hay poco más de dos millones de personas que no tienen ningún peso en las AFP, y había otro millón que no tenían más de $100 mil. Entonces, tres millones de personas quedaban mirando el techo, porque yo podría haber retirado mis fondos, pero esto trae una doble consecuencia, porque al gastar el dinero de los retiros, seguimos echandole bencina a la hoguera de la inflación, y los precios suben para todos, y esos tres millones de personas que no retiraron ni uno ven como los precios siguen subiendo.

–¿Qué hubiera pasado de haberse aprobado la propuesta del gobierno de Gabriel Boric en respuesta al proyecto del quinto retiro?

El gobierno propuso un retiro acotado que era muy anti inflacionario, porque dejaba retirar, pero esa plata era para pagar deudas, créditos hipotecarios, pensión de alimentos, y sacar plata para pagar deudas no genera inflación.

Alejandro Guzmán, académico de la FEN de Universidad de Chile experto en educación financiera.

Alejandro Guzmán, académico de la FEN de Universidad de Chile experto en educación financiera.

Futuro incierto

¿Hasta cuándo se espera que sigan subiendo los precios de la canasta básica?

Cuando se cae en una espiral inflacionaria es un proceso que se sabe cuándo empieza. En este caso, estaban todas las señales de que empezaríamos con problemas inflacionarios, que se fueron agravando por las circunstancias externas. Para que los problemas inflacionarios acaben, dependemos de cuánto dure el conflicto entre Rusia y Ucrania, porque genera incertidumbre en los precios, el cambio de moneda del dólar, abastecimiento, entonces si están en guerra durante un año, tendremos problemas durante un año. Por otra parte, se debe ordenar la economía mundial, que se vaya normalizando el abastecimiento de bienes y servicios; eso contribuiría a bajar los precios.

–¿Y los factores internos?

En cuanto a los factores internos, hay una gran incertidumbre no sólo por temas económicos, sino también políticos. Estamos ad portas de una nueva Constitución, donde nadie se pone de acuerdo, no hay nada claro, entonces los inversionistas toman sus cosas y se van a otro lado. Eso ha provocado que el dólar esté súper alto y haya más inflación. Tampoco se debe inyectar más dinero en la economía, eso hará que los precios se contengan.

–¿Qué medidas ha implementado el gobierno para la contención de precios?

Está el plan Chile Apoya, que tiene medidas para contener el alza del transporte público y, entre otras, incorporar la parafina a la protección del Mepco, ya que el litro de parafina está al mismo precio que la bencina, y eso ocurre porque la parafina no está protegida por el Mepco como el diesel y las bencinas. Ahora el gobierno propuso subir el salario mínimo, que era una promesa de campaña, pero si sube en $50 mil, es decir un 14%, esto se conoce como nominal, pero como la inflación anualizada es más de un 9%, lo real que sube es un 5% solamente, porque parte de esos $50 mil se lo lleva el aumento de precios, pero es una buena compensación para las familias que tienen menores ingresos para el alza del costo de vida. Además de eso, a cierto grupo de personas que están en el Sistema Único de Asignación Familiar se les dará un estímulo directo para compensarlos por el alza de los precios de la canasta básica, que subió de 47 mil a 54 mil pesos de marzo de 2021 a marzo de 2022. Para una persona que está por debajo del salario mínimo, si la canasta básica sube, esa persona debe dejar de comer algo, por eso se inyectan estos seis mil pesos.

–¿Tiene algún efecto el aumento del sueldo mínimo sobre la inflación?

Algunos sectores estiman que no tiene efectos inflacionarios, mientras que otros creen que sí, porque dicen que están aumentando un 14% el sueldo mínimo y buena parte de la fuerza laboral gana cerca del sueldo mínimo. En la práctica, es como una especie de retiro de AFP, porque estoy inyectando plata, pero es una forma más sana porque estamos focalizando recursos hacia las personas que no les alcanza, entonces, es un paliativo para esas personas. Puede tener efectos inflacionarios, pero esa persona comprará bienes, pero no será tan grave porque va focalizado a personas con menos ingresos.

 

(*)Nota de la redacción: al momento en que se realizó esta entrevista, el INE aún no publicaba los datos del IPC a abril de 2022.

#Etiquetas:

Comentarios.