Actualidad

Tres editores radiales se refirieron a cómo ha sido la cobertura del estallido social en nuestro país

Por ~ Publicado el 30 noviembre 2019

Invitamos a Gerson del Río, Consuelo Solar y Verónica Franco —de Radio ADN, Tele13 Radio y Radio Cooperativa, respectivamente—, a responder un cuestionario sobre la cobertura que sus radios han realizado en estos ya más de 40 días de movilizaciones.


La última versión de la encuesta Termómetro Social podría considerarse como la más importante de sus registros, o algo cercano a ello. Sus resultados de octubre, cuando se iniciaron las movilizaciones sociales en nuestro país, graduó la “temperatura ambiente” de los chilenos ante distintas exigencias, como una nueva Constitución —donde lideró el 66,1% que considera su cambio como “muy importante”, seguido por el 14,6% de “bastante importante”—, o mejoras en pensiones —48,8%—, salud —22,6%— y educación —9,6%—. 

Sin embargo, hubo otros puntos interesantes en el estudio y uno en particular, referido a cómo nos informamos del estallido.

La encuesta elaborada por el Núcleo Milenio en Desarrollo Social (Desoc), el Centro de Microdatos de la Universidad de Chile y el Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social (COES), también consultó por la vía que genera mayor confianza para enterarse de la actualidad. Luego de los vecinos y los amigos, en segundo lugar, apareció un medio de comunicación. La radio.

En una escala de 0 a 7, este medio obtuvo un 6,0, casi la misma calificación de las redes sociales, con un 5,9. Luego siguieron los diarios, con un 4,2 de evaluación, mientras que el último lugar fue para la televisión, con un 3,6.

Termometro Social_RadiosConociendo estas cifras, contactamos a tres editores y trabajadores radiales para conocer más de su labor periodística en el último tiempo. Ellos fueron Gerson del Río, Consuelo Solar y Verónica Franco, a quienes les hicimos las siguientes preguntas:

¿Qué desafíos y decisiones editoriales ha experimentado su cobertura durante este mes de movilizaciones?

¿Cuáles han sido sus aciertos durante el reporteo? ¿Y en qué crees que han fallado?

Desde el trabajo radial, ¿cuál es tu opinión sobre el rechazo al trabajo de la prensa en estos tiempos? Tanto en la calle como en las redes sociales.


Gerson del Río, director de servicios informativos de Radio ADN

adn_logo

¿Qué desafíos y decisiones editoriales ha experimentado su cobertura durante este mes de movilizaciones? 

Todos los roles sociales están a prueba en este proceso. Además, el fenómeno golpea  a todos por igual, a todos los estamentos y sin duda en todas las dimensiones personales: íntima, familiar, social y profesional.  En consecuencia, los medios, las líneas editoriales, el periodismo y los periodistas, están rindiendo un examen ante la sociedad y ante ellos mismos.  El carácter inédito de la crisis, la inmediatez con la que hay que informar e interpretar los hechos, son una primera dificultad editorial. Es decir, de ir tomando decisiones editoriales sobre algo que ocurre sorpresivamente, de gran magnitud y que no necesariamente se ha enmarcado en los lineamientos generales con los que cuentan los medios. La violencia dentro del movimiento es un gran ejemplo y tema: ¿Cómo abordarla? ¿Abordarla?, ¿En qué magnitud? ¿La estamos sobredimensionando? Esas deben haber sido preguntas que los medios, los editores y periodistas seguramente se han hecho desde el primer minuto.

¿Cuáles han sido sus aciertos durante el reporteo? ¿Y en qué crees que han fallado?

—Un acierto de la radio ha sido cumplir con su rol original y exigencia básica. Esto es informar, dar cuenta de los hechos a través de un relato icónico. Es decir, estar en los lugares, dar cuenta de lo que ocurre e informar. En segundo término, estar y abordar en la “denuncia” desde los excesos y violaciones a los derechos humanos, hasta los saqueos y quemas de supermercados o estaciones de metro. Frente a los hechos, viene la necesaria  vuelta de tuerca editorial, es decir, en una segunda etapa, interpretar los hechos, dar significado y certidumbre a la audiencia y ciudadanía. Finalmente —aunque no cronológicamente, sino desde el principio—, dar cabida a la voz y opinión de la gente, ya sea en terreno o a través de nuestras redes sociales como WhatsApp o Twitter. En resumen: informar, acompañar, y luego interpretar. ¿Qué significa el acuerdo constitucional? ¿Qué significa estado de emergencia? ¿Qué significan las palabras de tal o cual autoridad? ¿Cuál es el sentido y alcance de las cifras que se entregan?

Los medios perdieron hace rato el monopolio de la información, porque está en todos lados. La TV, además, perdió el monopolio de las imágenes, por lo que el rol de los medios debe ser, además de informar e interpretar, también “chequear”. Creo que todos los medios hemos andado lentos, por razones de capacidad, en el chequeo oportuno de todo el caudal de información que llega por vías múltiples.

Desde el trabajo radial, ¿cuál es tu opinión sobre el rechazo al trabajo de la prensa en estos tiempos? Tanto en la calle como en las redes sociales. 

—Las críticas a la radio en la calle no han sido tan fuertes. Eso refleja un respaldo a que estamos cumpliendo con nuestro rol social y la prueba de ello es que, desde el primer minuto, hemos podido hacer nuestro trabajo en terreno y “a piso”. Lo mismo en las redes. Sin embargo, lo que se observa en ese sentido es el sino de los tiempos. Las redes son importantes, pero “resisten” todo, desde verdades a noticias falsas, deliberadas o involuntarias. Además, muchos exigen un relato “egoísta”, es decir, que todo corresponda a lo que “yo quiero que sea” y de inmediato. Existe un uso utilitario y hasta ideológico de muchos intereses. Mención especial requiere una reflexión sobre quienes quieren que todo lo formal, desde las instituciones hasta los medios tradicionales, “caigan”. Que todo sea “horizontal”. No obstante, el filtro editorial de algunos medios es importante, sigue siendo ético. Cada medio, en toda circunstancia, debe responder por eso, sin duda. En ese sentido, una cosa son los periodistas, otra la línea editorial de cada medio y otra, la propiedad de los mismos. ¿Cuánto pesa cada factor en esa ecuación? Dejo las conclusiones a cada uno que se interese.


Consuelo Solar, editora general de Tele13 Radio

t13_logo

—¿Qué desafíos y decisiones editoriales ha experimentado su cobertura durante estas movilizaciones?

—Con una crisis social de la envergadura de la que estamos viviendo, donde se refleja el descontento por años de injusticias, desigualdades y en los que gente siente que los privilegios han quedado en manos de pocos, se ha convertido en una prioridad plasmar y tratar de abarcar en una dimensión lo más amplia posible, las distintas áreas de descontento y desigualdad social. Principalmente, nos hemos enfrentado a ampliar las voces que por lo general pasan por los medios de comunicación. Escuchar, analizar, entender y empatizar con líderes de distintos sectores que tienen algo que decir frente a las demandas y necesidades que la gente en la calle ha puesto como prioridades. El desafío es a diario para poder ofrecer una mirada distinta y que ésta sea un aporte a la discusión de los temas de fondo que, finalmente, son los que provocan el estallido social.  Hablar de desigualdad, de economía doméstica, bienestar familiar.

—¿Cuáles han sido sus aciertos durante el reporteo? ¿Y en qué crees que han fallado?

—En la radio hemos intentado generar conversaciones constructivas; de ser un aporte desde lo que el año 2015 —cuando formamos la radio— nos propusimos, y que plasmamos en el lema “Es hora de escucharnos”. Tratamos siempre de mantener información actualizada y viva, buscando la ponderación y el tono moderado que se necesita en estos tiempos. Más que fallas, nos enfrentamos a la gran crisis del país en las últimas décadas, con las restricciones que tenemos por ser un medio de comunicación más pequeño. Estamos al aire desde hace sólo cuatro años, a diario trabajamos con una cantidad muy limitada de personas y evidentemente que una situación así nos pone a prueba. Pero siento que con el amor y compromiso que cada uno de quienes trabajamos acá le tiene a Tele13 Radio, sorteamos de la mejor manera esta primera etapa de convulsión social.

—Desde el trabajo radial, ¿cuál es tu opinión sobre el rechazo al trabajo de la prensa en estos tiempos? Tanto en la calle como en las redes sociales. 

Quienes trabajamos en medios de comunicación estamos siempre expuestos a las críticas y evidentemente en estos días, en que la sociedad está muy polarizada, somos blanco de objeciones; a veces justificadas y otras a mi parecer, no tanto. Lo importante es  saber escuchar esas críticas, porque aportan al debate y a la construcción de una sociedad más justa, que es lo que finalmente se pretende alcanzar. Nadie puede quedar indiferente o hacerse el sordo frente a situaciones que muchas veces generan ruido, pero la gracia está en saber tomar esas críticas como un aporte necesario.


Verónica Franco, editora y conductora de Radio Cooperativa

cooperativa_logo

—¿Qué desafíos y decisiones editoriales ha experimentado su cobertura durante este mes de movilizaciones? 

—En primer lugar el desafío para una radio informativa como Cooperativa, es tener toda la información disponible en  tiempo real para los auditores. En tiempos en que las redes sociales son masivas, de amplificación instantánea de lo que ocurre —y de lo que algunos se inventan que ocurre—, resulta vital tener periodistas en la calle, mezclados entre la gente y la movilización día a día. No es la idea —y ese ha sido otro de los desafíos— que se mimeticen con la manifestación, pero sí que la información que entregamos sea ” de primera mano”. No nos están contando lo que ocurre, lo estamos viendo y viviendo.

Desde el punto de vista editorial no ha sido especialmente complejo. Cooperativa tiene una línea editorial clara y definida desde siempre, de defensa de la democracia y los derechos humanos. Por lo tanto no nos perdemos en eso: la solución a esta crisis es con las instituciones y no con la violencia y el vandalismo. Lo que, claro, significa que para algunos podamos ser “amarillos” y para otros “rojos”. Mientras estemos convencidos de que nuestras decisiones editoriales se ciñen estrictamente a las directrices globales de Cooperativa, no nos complica resolver el enfoque de las noticias y confiamos en que la gran mayoría de nuestros auditores, de nuestros lectores en el sitio y de quienes nos siguen en redes sociales, así lo entiendan y lo compartan. (Seguro se lee soberbio, pero lo digo con toda la humildad que me da trabajar en una radio que, por su historia, es más grande que el conjunto de sus periodistas, reporteros, editores, conductores y funcionarios).

—¿Cuáles han sido sus aciertos durante el reporteo? ¿Y en qué crees que han fallado?

—En la misma línea de mi respuesta anterior, creo que el gran acierto del nuestro reporteo es estar donde debemos estar. Dar cobertura a las grandes historias y también a las personales. Poner al aire a la gente en la calle con el mismo respeto que ponemos al aire al presidente de la república. Hacer las preguntas que tenemos que hacer a los entrevistados y las que entendemos que la gente se está haciendo al otro lado del receptor. 

Creo que es pronto para hacer análisis de errores. Estoy segura de que los hemos cometido, pero también estoy convencida de que cada error ha sido producto de la urgencia informativa y no a sabiendas.Y en cuanto hemos reparado en ello, lo hemos intentado corregir. 

—Desde el trabajo radial, ¿cuál es tu opinión sobre el rechazo al trabajo de la prensa en estos tiempos? Tanto en la calle como en las redes sociales. 

—Solo unos días después del estallido social se entregó el resultado de un estudio conocido como Termómetro Social , y que mostraba que la información más confiable para la gente estaba entre los amigos y las radios —con nota 6, en escala de 1 a 7—. Muy lejos atrás quedaban los diarios y la televisión, con notas 4,2 y 3,6.

Quizá tiene que ver con la cercanía que siente la gente con la radio, con el vernos como iguales, a diferencia de los rostros de televisión que parecen más inalcanzables.

No soy especialmente crítica de lo que han hecho mis colegas en los canales, pero creo que la televisión y la prensa escrita se demoraron más que las radios en darse cuenta de que lo que la gente quiere hoy es una relación más horizontal, quieren que sus opiniones sean tomadas en consideración y sean puestas al mismo nivel que las de las autoridades, con la misma seriedad y el mismo respeto. En eso estamos trabajando al menos nosotros y puedo decir, con orgullo, que ninguno de nuestros reporteros ha tenido dificultades en el trabajo en la calle —como sí ha pasado con periodistas de televisión que, lamentablemente, ven cada vez más difícil mantener equipos en terreno y han tenido que optar por captar imágenes con drones o desde balcones y recintos privados en altura—.

#Etiquetas:

Comentarios.