Entrevistas

Periodismo y hacktivismo feminista con Paola Mosso

Por ~ Publicado el 14 junio 2019

Paola Mosso es periodista y hacktivista feminista, especializada en gestión y seguridad de datos en internet. Trabajó en Poderomedia y en Influence Mapping. Actualmente coordina el equipo global de The Engine Room, organización internacional que apoya a activistas y agentes de cambio a través del uso de tecnología y datos. Esta entrevista apareció en nuestro boletín #21. Suscríbete acá abajo para recibir la próxima entrega en tu correo.

paola_mosso_foto_de_aaron_castro

—¿Qué es el hacktivismo y cómo se puede usar para hacer un periodismo útil para la comunidad digital?
Elegí ese concepto porque pensaba “¿soy activista o no soy activista?” con lo que hago. Yo siento que sí, y ahí empecé a pensar cómo se construye este activismo, que a veces es menos visible que otros activismos pero que sin duda está presente. El “hack” es como hackear la tecnología en el sentido de que sea útil, y que sea para y por las personas de los movimientos del activismo, del periodismo, y no del otro lado. Que responda a esas necesidades, que responda a esos desafíos y que contribuya.

—En ese sentido, ¿qué implica ser “hacktivista feminista”?
Cuando una es feminista es imposible no ser feminista en todos los lugares que se habita. Yo habito internet, vivo en internet y trabajo en internet. Tengo un tatuaje en mi brazo que es a raíz de una marcha que hubo por “Ni una menos” [dos manos apoyadas entre sí tatuadas en su antebrazo derecho] y me lo hice aquí porque así lo puedo ver siempre cuando estoy tecleando en mi computadora. Esto está muy presente, es para acordarme de la importancia de trabajar juntas, de trabajar juntes.

—¿Cómo puede interactuar o convivir el hacktivismo con el periodismo para lograr cambios sociales?
Hay varias oportunidades que se dan con el desarrollo de tecnologías para el periodismo. Cuando alguien te pasa información sensible, clasificada, esa persona está corriendo el riesgo por pasarte esa información. Ahora existen plataformas que son seguras, que están cifradas, y donde tú puedes traspasar eso y que no quede huella de quién es la persona que está filtrando. Hay otras herramientas, por ejemplo Tor, que te permite que tu navegación sea segura en el sentido de que tu proveedor de internet no pueda saber lo que tú estás haciendo. Tor es un súper elemento para hacer periodismo hoy día, entendiendo que hay muchos temas sensibles y que esas mismas búsquedas te pueden poner en riesgo, pueden ver que tú estás haciendo ese tipo de búsqueda de investigaciones.

—¿Cómo se vive seguro en una era digital reactiva e inmediata?
Primero comprender que las grandes plataformas —Google, Facebook, Twitter, Instagram— son empresas privadas que están utilizando tu información para existir. Eso está sucediendo basalmente. Yo creo que también pensar, reflexionar: ¿quiero compartir esto? ¿Quiero compartirlo con Google? ¿Quiero compartir en mi Gmail? ¿Quiero mandárselo a esta empresa que va a gestionar esta información no sé cómo? Si un periodista está trabajando con información sensible y quiere tener más resguardada esa información digital, puedes gestionar un servidor que sea como Google Drive, pero que esté en un lugar controlado.

—¿Es clave el feminismo para lograr un espacio más seguro y equitativo en internet?
El feminismo para mí es la fuerza política transformadora, es la forma de pensar el futuro, el futuro que queremos, de criticar, de hablar de nuestros dolores, de lo que necesitamos, pero también de movilizar lo que queremos hacia adelante. A veces hablamos de lo difícil que es trabajar en internet por la vigilancia, porque hay que tomar resguardos, porque hay que cuidar las fotos, porque hay que tener un montón de precauciones. Pero también por otro lado nos permite conectarnos, crear, comenzar o fortalecer lazos con personas. Y eso no hay que perderlo.

 

#Etiquetas:

Comentarios.