Actualidad

Encuentro Nativa: un puente de luz digital que cruza el Río de la Plata

Por ~ Publicado el 6 diciembre 2018

El 5 de noviembre se realizó el primer encuentro de medios digitales nativos organizado en paralelo entre Buenos Aires y Montevideo. La experiencia tuvo como resultado una jornada de charlas, talleres e intercambio sobre los actuales desafíos de los medios independientes y el periodismo en tiempos de Internet.

Agustina Grasso. Foto: Bruno Grappa.

Agustina Grasso. Foto: Bruno Grappa.

En una calurosa tarde de primavera bonaerense, se asoma en la amplia Avenida de Mayo, el Palacio Barolo. Un edificio impresionante, inaugurado en 1923 y que, según cuentan, la idea original de Mario Palanti, el arquitecto que lo diseñó, era instalar un gran faro que lo uniera con una obra gemela instalada en Montevideo, Uruguay. Algo así como un puente de luz para conectar a ambas capitales sudamericanas y generar una comunicación directa, rápida y eficaz.

Casi un siglo después, en plena era de Internet, desde ambas orillas del Río de la Plata surge la idea de crear un diálogo internacional, intercambiar luces y, sobre todo, de compartir experiencias. Así nació Nativa, un encuentro de medios nativos digitales originarios de Argentina y Uruguay.

“La idea era hacerlo en paralelo porque los medios están en ambos países y queríamos ver cómo funcionaba este encuentro en el que cada uno muestre cuáles son sus necesidades y, a la vez, esta necesidad física que nosotras vemos de juntarnos y darnos fuerza mutuamente”, dice Agustina Grasso, directora de Escritura Crónica y una de las organizadoras de Nativa en Buenos Aires. Junto a Jessica Conde, directora de revista La Mirilla y encargada de la organización en Montevideo, decidieron  hacer algo concreto para potenciar las ventajas que ofrece el mundo digital, como también los desafíos de los proyectos autogestionados.

Como una reunión de medios que nace muy ad hoc a estos tiempos, las organizadoras se encontraron por Skype y otras redes sociales para ir afinando los detalles de los encuentros que se realizarían durante la misma jornada y en horario continuo en ambas capitales. Del lado argentino se unió Relatos en Mochila, dirigido por Mauricio Irigoyen, quien también vio en este espacio la oportunidad de proyectar nuevas ideas y sumar fuerzas entre medios independientes.

“Nativa en realidad surge de la cabeza de creadores que tenemos medios y fue empezar a juntarnos para diagramar qué hacíamos. Ver qué podía salir con Nativa, con esta idea de juntarnos para hacer comunidad, para abrazarnos entre nosotros que somos emprendedores y tenemos nuestros medios. Justamente lo que queríamos era poder compartir nuestras experiencias”, dijo emocionado Mauricio Irigoyen.

Foto: Bruno Grappa.

Foto: Bruno Grappa.

Es la mañana del lunes 5 de noviembre, la Universidad Nacional de Avellaneda abre sus puertas para el encuentro que fue inaugurado por Grasso e Irigoyen. Las primeras en pasar al escenario son las representantes de SembraMedia, Mijal Iabstrebner y Olivia Sohr, quienes se refieren al panorama de los medios nativos digitales en Latinoamérica. Al fondo, dos estudiantes de periodismo de la Universidad Nacional de La Matanza comienzan un mural en simultáneo en el que irán plasmando las principales conclusiones de cada participación.

Hasta esta universidad pública ubicada en la periferia del gran Buenos Aires han llegado decenas de estudiantes, profesores y periodistas interesados en la programación de la primera versión de Nativa. Este centro educacional estatal y gratuito, creado durante el primer gobierno de Cristina Fernández, se instala en el espacio que antes albergó a un mercado de abastos. Hoy coloridos muros abrazan el recinto contando la historia del país: reivindicaciones sociales, Santiago Maldonado y Rodolfo Walsh asoman en trazos pintados por estudiantes y vecinos.

Pero al interior el encuentro continúa. La encargada de abrir el segundo bloque es Caro Siri. Ella responde a la, quizá, incógnita más grande que acompaña a cualquier reportera que quiere comenzar un proyecto autónomo: ¿cómo monetizar un blog?

Siri se define como nómada digital y es una de las dos socias de Uffa. Desde que se instala en el escenario logra sacar risas y aplausos con la manera dinámica y lúdica en que presenta su proyecto. Con las anécdotas en que relata cómo pasó de ser una empleada de oficina a recorrer el mundo haciendo lo que ama. Comparte tips, ideas, secretos y logra entusiasmar al público que la escucha atenta. Atrás, los chicos del mundo, continúan coloreando los conceptos que sobresalen de la charla de Siri y la audiencia.

Luego llega el turno del panel de medios que modera Celeste Calderoni. Mauricio Irigoyen cambia su rol de organizador por el de panelista y presenta con un video el proyecto que por estos días comienza a profesionalizar: Relatos en mochila. Comparte con el público cómo nació la idea y cómo lograr mezclar sus dos pasiones: viajes y periodismo. Damián Profeta, de Clave 21, toma el micrófono y hace un repaso por los principales desafíos de su revista y de cómo han logrado poner en relieve los temas medioambientales desde una trinchera digital argentina sin fines de lucro pero con grandes ambiciones, aprovechando las herramientas web 2.0 y apostando también por las tecnologías móviles, como celulares y tabletas.

Yasna Mussa. Foto: Bruno Grappa.

Yasna Mussa. Foto: Bruno Grappa.

Cuando grandes proyectos han circulado por la primera etapa de la jornada, llega la hora del break. Es el minuto en que también se encuentran alumnos con profesores, colegas que hace varios meses o eventos que no se cruzaban. Otros apuestan por la cafeína y de pronto los organizadores llaman al orden. Es hora de volver a sus puestos y comenzar quizá la etapa más misteriosa del encuentro: el taller de audiencia de Google, para el que sus representantes solicitaron no grabar video ni audio, pues se trata de una experiencia interna y compartida de manera exclusiva con quienes asistimos a este encuentro presencial. Ironías de la era digital.

Al fondo, el mural que diseñan Agostina y Fabián, los estudiantes de periodismo de La Matanza, ocupa casi todo el pizarrón que cruza la sala. Apenas queda espacio para el último panel con el que se cerrará la versión argentina. Al escenario pasan Migue Roth, de Espacio Angular; Agustina Grasso, de Escritura Crónica, y yo, en representación de Revista Late.

Roth, un argentino que vive en la provincia, relata los desafíos de apostar por un medio digital sin perder el compromiso con la calidad y seriedad con que se presentan los temas periodísticos. Grasso, por su parte, profundiza en la experiencia de su medio, en donde las herramientas actuales permiten escribir crónicas ágiles, pero manteniendo la riqueza del periodismo narrativo. Por mi parte, me toca presentar Late, un proyecto que nace también de las inquietudes de reporteros en seis países y que hoy me tiene en Argentina hablando de las ventajas y dificultades de una sala de redacción online que no tiene sede pero apuesta por una comunidad de freelancers unidos.

“Esto es magia. Es increíble, lo más importante que tiene este evento es poder salir de lo que es un ambiente local. Uno a veces queda encerrado en su propia burbuja pero cuando te empezás a comunicar con gente que está en la misma, te das cuenta que no es solo a nivel local sino que a nivel región también están surgiendo todos estos medios nativos digitales”, me dice Mauricio Irigoyen al final de este evento.

Al igual que Agustina Grasso, esperan que el próximo año se pueda celebrar la segunda versión y que se duplique no sólo el público, sino también los participantes y los países.

El mural del fondo ya está listo. El público se pone de pie para una foto final, también digital, que quedará como recuerdo de la primera aventura. En la pantalla plasma que está en el escenario comienza la conexión por Facebook Live con Montevideo. Aparece Jessica Conde que da la señal de recibir la posta. Queda por delante toda una tarde uruguaya desde el Centro Cultural de España, al otro lado del río.

#Etiquetas:

Comentarios.