Entrevistas

Lucía López: “Son pocos los medios de comunicación libres. Ni siquiera los digitales”

Por ~ Publicado el 11 julio 2016

Apasionada y levemente irónica, asume que no puede guardar sus opiniones. “No es una característica que quisiera para todos. De repente sale más fácil ser de otra forma”, reflexiona en un café del sector oriente de Santiago. Su punto de vista queda plasmado en su Twitter, donde se declara “Feminista, libre pensadora y pro-política”. Conversamos con Lucía López sobre farándula, el caso Qué Pasa, el término “feminazi”, una posible candidatura política, la precariedad del periodismo y la escasa libertad de los medios chilenos. Esta es su auto radiografía.

Foto: Lucía López

Foto: Lucía López

La farándula es todo aquello del mundo del espectáculo que no tiene que ver estrictamente con la expresión artística o la disciplina de un famoso. Es lo que llamo showbiz. No solamente hablas de Luis Miguel y sus conciertos, sino que también de su vida. Cuando es sobre George Clooney, cuentas que se casó con Amal Alamuddin. Como en todos los géneros hay buenos y malos periodistas, pero te diría que aquí existen menos intereses implícitos como en la prensa de política, donde muchas veces hay agendas propias que los transforma en herramientas del poder.


Soy apasionada y no puedo guardar mis opiniones. Esto es bueno para algunas cosas y malo para otras, aunque no he sacado ningún beneficio más que liberarme. ¡Malditas redes sociales! Lo máximo que he podido aguantarme una opinión fueron dos días, hasta que alguien apareció con una parecida y salté. No hay por qué ser como yo, no es una característica que quisiera para todos. De repente sale más fácil ser de otra forma.


Los periodistas trabajan de manera precaria en términos de tiempo, salario y presión. No les puedo pedir un rol público si pocos pueden decidir qué hacer, arriesgando un sueldo que tampoco les permite ahorrar para, algún día, tener su propio medio y dedicarse a hablar o escribir de lo que quieren. Sin embargo, en la medida de lo posible y si la suerte acompaña, ojalá puedas dedicar tu tiempo libre para generar proyectos sobre temas que te interesen; en el que puedas tener un punto de vista editorial, investigar y/o reportear a tu gusto. Lo importante es tener conciencia del mundo en que vives y querer aportar. ¿Un ejemplo? Publicar un libro, como lo han hecho destacados periodistas, aunque son casos puntuales.


Lo único que me gusta de la farándula es poder hablar asuntos que nos afectan a todos, porque a los famosos les suceden cosas parecidas a la gente común y corriente. Temas de infidelidad, salud, religión, etc. A propósito de la violencia contra la mujer, en Alfombra Roja tuvimos a la Ministra del Sernam porque una famosa lo había sufrido. En realidad, me importa poco lo que le pasa a Pepito o Juanita, pero si puedo extrapolar el tema de conversación y aportar con un mensaje argumentado, vamos. La farándula puede ser una excusa para hablar de la vida misma.


ent_lucialopez1

Me cuesta pedirles a los periodistas que tengan actitudes heroicas cuando muchos trabajan o hemos trabajado para medios que son herramientas del poder. No hay mucho que hacer. Están a disposición del editor, quien lo está para el director que debe rendirle cuentas al dueño. Blanca Poblete escribió en La Palanca, periódico feminista de inicios del 1900, “Un pueblo sin prensa que defienda sus derechos es un pueblo esclavo y desgraciado, que servirá de depotismo a los tiranos”. Y nuestra realidad, en la mayoría de los casos, es esa.


Son pocos los medios de comunicación libres. Ni siquiera los digitales, pues si no son los intereses políticos de quienes están tras ellos, es el rating o los clicks. Me he encontrado algunos que, se supone, son progresistas e independientes, ¡Con unos titulares! Después hago el ejercicio de leer las notas y no tienen nada que ver. Por ejemplo, el artículo de la Presidenta furiosa de El Mostrador. Lo lees y te preguntas qué es esto, qué es este cahuín. Y después hablan de la prensa de farándula. ¿Cómo no hay ninguna fuente? Y el titular es que anda furiosa. ¿Eso es periodismo? No, para mí no.


Me gustó lo que respondió Kena Lorenzini cuando le preguntaron por el término “feminazi”. Feminismo es una palabra tan mal marketeada que todavía encuentras a quienes creen que es estar contra el hombre. Y no: es la lucha por la equidad de género. Ella dijo que si la trataban de “feminazi” era por ser una extrema luchadora por la equidad de género, aún en sentido peyorativo. No me gusta que le incluyan “nazi” porque lo desvaloralizan, pese a que el fondo nos lleve a alguien en extremo feminista. Soy feminista y espero que los hombres también lo sean. Es un llamado a solucionar muchos de los problemas de esta sociedad.


Los noticieros de un canal tienen como misión vender y levantar el rating, no buscar la verdad o aportar a la ciudadanía. Los diarios ejercen el poder editorial de los grupos de intereses a los que pertenecen o vinculan. Esto no es culpa de la prensa ni de los periodistas, porque somos empleados igual que en otros rubros. Debemos responderle a nuestros jefes que, en general, están presionados y no necesariamente por buscar una verdad. Hay algunos espacios que tienen aciertos en ese sentido, pero la mayoría no.


Lo único que lamento de la querella de la Presidenta Bachelet contra la revista Qué Pasa es que sea contra los periodistas y el editor, y no contra el representante del directorio. Lo que se hizo en ese artículo no era periodismo. Era un copy/paste intencionado, sacado de contexto y sin ningún reporteo. Me carga que cuando pregunto sobre lo que se publicó, respondan que la querella fue un error. Me importa conversar de lo que hizo el medio, de la acción y no de la reacción de la Presidenta, que, dicho sea de paso, fue bien utilizada por la revista. Terminaron, patudamente, haciendo una editorial como si fueran los paladines de la libertad de expresión y girando la discusión a lo que hizo la mandataria. Me parece bien que ella haya puesto un pare. ¿A dónde habríamos llegado, sino?


ent_lucialopez2

¿Si he pensado en una carrera política? No es que me lo pidan en la calle, pero me lo preguntan mucho. Mi respuesta es que me interesa la política como ciudadana y como comunicadora. Por ejemplo, en La Reina corremos el riesgo de que en el ex Parque Intercomunal se construya un centro de eventos para 7 mil personas y mil 700 estacionamientos. Un atentado no sólo para los habitantes de Providencia, La Reina y Las Condes, sino que para todo Santiago, con la necesidad de áreas verdes que tenemos. Me parece que en esto hay una ganancia personal de Francisco de la Maza y de los privados que serán beneficiados con el negocio, pero ni una para la comunidad. Me preocupa tanto el tema que estoy difundiendo y movilizándome pero es por mi comuna. Capaz que algún día postule a concejal. Pero no me imagino siendo diputada o senadora.


Por supuesto que me cargó la portada de La Cuarta con el titular “Hizo anticucho a la polola”. Debería tener mil multas. La libertad de prensa no puede estar por sobre la mantención, promoción, minimización o naturalización de temas de violencia de género. Yo le preguntaría a esa persona que hace, permite o pide esa portada: ¿y si fuera tu hija, tu hermana, tu mamá, te gustaría ese titular? Algunos se defienden diciendo que es humor. Perdón, hay cosas que son humor y otras que no. Este es un lenguaje machista que hay que modificar. Los medios no contribuyen a la equidad ni a eliminar la violencia. Todos cubren los femicidios, pero no las marchas multitudinarias para el Día de la Mujer contra la violencia de género. Y prácticamente no hay espacio para la educación y prevención. Entonces, ¿cuánto están haciendo para que esta realidad cambie?

#Etiquetas:

Comentarios.