Actualidad

Permanencia y curiosidad: la fórmula de “La historia es nuestra” para atrapar la imaginación de sus auditores

Por ~ Publicado el 5 abril 2016

“Me parece increíble que estas historias estén ahí y nadie las cuente”, dice Paula Molina, la periodista que encabeza el equipo de “La historia es nuestra”, un nuevo programa de radio Cooperativa que apuesta por las crónicas y reportajes radiales de mayor duración. Y a diferencia de lo que algunos podrían presumir, dice Molina, no es el rescate del pasado de la radio —la magia del radioteatro— sino que el futuro del medio.

"La historia es nuestra" de radio Cooperativa. Paula Molina y Mario Díaz

Los temas pueden ser múltiples e, incluso, inagotables: la evolución del Juan Tenorio en la cultura popular, el origen de Lollapalooza, la vida de Mark Hamill después de Luke Skywalker, las reflexiones de Lech Walesa en su visita a Chile, el nacimiento del lápiz grafito con goma. La lista sigue y sigue y da forma al abanico de temas de “La historia es nuestra”, un programa de Cooperativa que se emite de lunes a viernes de 16 a 18 horas y que, al mismo tiempo, está armando un repositorio digital de audios.

Como toda historia, ésta tiene personajes, atmósferas, puntos de inflexión y una mirada hacia el futuro. También muchas preguntas. Estas son algunas respuestas que permiten conocer mejor este programa que recoge la mejor tradición de la narrativa radial.

¿Quién, quiénes? La periodista Paula Molina —mujer de radio y corresponsal de BBC Mundo— es la cabeza del programa. “Yo soy editora, productora, conductora, creadora”, dice en su oficina de radio Cooperativa, en pleno Barrio Yungay del centro de Santiago. No bromea: el equipo de “La historia es nuestra” es reducido y multifacético. La periodista Yanina Sepúlveda produce y elabora reportajes radiales. El dramaturgo Andrés Kalawski hace la sección de efemérides, mientras que el periodista y escritor Daniel Villalobos se encarga de la sección de cine. Paula se encarga de conducir y editar, pero también hace entrevistas e investiga. No deja de reportear. Y tampoco pierde su entusiasmo y curiosidad, motores implícitos de un programa que busca, precisamente, despertar el interés con un oficio tan antiguo como difícil de dominar: contar historias.

¿Qué? “La historia es nuestra” es una derivación y ampliación de algunos segmentos que germinaron en “Lo que queda del día”, programa que Paula conducía hasta enero de 2016 junto a Mauricio Bustamante. La nueva apuesta es el universo expandido de sus conversaciones con Kalawski y Villalobos y otras voces del dial, pero ahora se suma la narrativa radial de largo aliento a cargo de Yanina Sepúlveda y la grabación de los segmentos acompañados de audios, diálogos y música. Es un híbrido. “El primer proyecto bisagra, que está en la operación puramente radial y en la operación puramente digital”, dice Paula. Se transmite de lunes a viernes, pero su vida continúa en la web, a través de la reproducción por demanda y la descarga en formato podcast.

"La historia es nuestra" de radio Cooperativa

¿Por qué? “Yo soy hija de papás que escucharon radioteatros”, dice la creadora del programa. El teatro radiofónico tuvo su esplendor antes de la masificación de la televisión, a mediados del siglo XX. En la búsqueda de su espacio en el ecosistema de medios, la radio volcó sus esfuerzos hacia las coberturas en vivo. Es en ese terreno donde Cooperativa y otras emisoras informativas han perfeccionado sus rutinas periodísticas, con eficiencia y rapidez. Paula reconoce la calidad de ese trabajo en vivo, pero lamenta la pérdida de los atributos que resaltaba el radioteatro, como las atmósferas, ritmos y texturas sonoras que estimulaban la imaginación de la audiencia. Mientras cursaba la Beca Nieman en Harvard, el 2013, Paula Molina consumió muchos podcast y se empapó de la experiencia narrativa radial en Estados Unidos. Esos dos momentos —el hábito de sus padres y abuelos, y la Beca Nieman— cambiaron su modo de pensar: “Me di cuenta —dice— que esto que siempre he querido hacer no sólo se puede hacer sino que además no es el pasado de la radio, es el futuro de la radio”.

¿Historias? ¿Sobre qué? Paula Molina dice que ve historias en todos lados. Mejor dicho, que ve historias que pueden ser contadas radialmente. No cree que el periodismo deba ser separado por áreas. “Cuando alguien me dice ‘¿en qué área trabajas…?’ Yo cuento historias. A veces son políticas, son de ideas, tienen que ver con el pasado, con el futuro, a veces son de ciencia, de tecnología, a veces son de rock. Yo cuento historias. Ese es mi trabajo. Y las tengo que contar lo mejor posible”. Yanina agrega: “En cualquier ámbito de la historia y la realidad hay temas grandes y pequeños que pueden convertirse en buenas historias o crónicas radiales”.

¿Para qué? Paula Molina está convencida que la audiencia entiende la actualidad como algo más amplio y que excede los límites tradicionalmente impuestos por las radios. Es una tensión entre instantaneidad y permanencia, pero que debe aprender a convivir. “La historia es nuestra” es un programa con otro tiempo y ritmo. Sus historias, dice Molina, apelan “a la curiosidad y a la imaginación” de las personas. Y no sólo pensando en el auditor tradicional, que va en su auto en la hora del taco. “Creo que la gente sí está escuchando pero no está escuchando como imaginábamos que está escuchando. Hay gente que se está movilizando a pie y escucha radio. No creo que la radio esté solo en el auto. Está en la gente que se moviliza en cualquier medio de transporte”, dice.

¿Cómo? Los lunes y martes Paula Molina graba sus diálogos con Kalawski y Villalobos, y posteriormente edita entrevistas y conversaciones junto a los radiocontroladores de Cooperativa. Para los reportajes radiales Yanina Sepúlveda tiene un método que aprendió y pulió en Cooperativa: “Primero investigar el tema con lo publicado hasta el momento y a partir de eso decidir el enfoque que quieres dar a tu reportaje, buscando que sea un aporte a lo que ya se ha dicho. Luego buscar las mejores fuentes, ubicarlos, entrevistarlos y a partir de sus declaraciones, profundizar en datos nuevos o buscar nuevas fuentes. Luego, seleccionar las mejores declaraciones, confeccionar el libreto, grabar, posproducir con audios y/o música y armar un producto llamativo para el auditor”.

art_lhen

¿Cuánto? Los temas, dijimos, son inagotables. La duración no lo es, pero sí se escapa de los límites temporales de la radio informativa, donde las cuñas de treinta segundos y las notas de tres minutos son la norma. “El tiempo en este programa no es problema”, dice Yanina Sepúlveda. “Desarrollamos crónicas de hasta 12 minutos, con 8 o 10 cuñas, música, etc. Lo importante no es el tiempo, sino la tensión narrativa necesaria para mantener la atención del auditor”. Algunas de las secciones de Kalawski y Villalobos pueden llegar, incluso, a las quince minutos. Son diálogos grabados, ordenados sólo por la selección de audios y sonidos elegidos, y que son fruto del diálogo espontáneo con Paula. Eso: “La historia es nuestra” no sólo como un ejercicio para estimular la curiosidad sino que para iniciar nuevas —y mejores— conversaciones con la audiencia.

¿Y esto… a dónde va? Paula Molina usa la metáfora de la casa nueva: todo está embalado, nadie sabe dónde están las cosas. Los guiones se pierden, no se encuentran los audios. A este desafío de lo nuevo se suma la incertidumbre por la audiencia y por su pertenencia a un proyecto radial y digital como el de Cooperativa. “Como está ahí en la bisagra y es un poco pionero en eso tiene que encontrar su espacio. Y cuesta, dentro de una compañía que tiene una historia y una determinada cultura”. Aún así, mira el presente y el futuro con optimismo, y sí cree que hay audiencias para este formato. Pone como ejemplo el éxito de Serial, el podcast de no ficción más popular de los últimos dos años. O la experiencia de Radio Ambulante con las crónicas latinoamericanas. El principal desafío, dice, es la distribución de los contenidos. “Eso es un desgaste tremendo. Los desafíos son que estén disponibles en todas las plataformas, que nos ha costado. Los desafíos son que sean encontrables y compartibles. Y eso no es tan fácil. Si lográramos ese conjunto de cosas, vamos a estar listos para el siguiente paso”.

#Etiquetas:

Comentarios.