Entrevistas

Bernardo de la Maza: “El People Meter es una de las grandes causas de que haya decaído la calidad del periodismo”

Por ~ Publicado el 26 noviembre 2015

Bernardo de la Maza, el conductor emblema de las noticias en la década del 90, está alejado de la televisión pero no de las cámaras. Con su propio canal en YouTube ha logrado posicionarse en poco tiempo como comentarista internacional. Aquí se refiere a su experiencia como youtuber y analiza los noticiarios de hoy: “Una hora y media de noticias es una locura”, dice.

Ayer y hoy: Bernardo de la Maza en TV y ahora en YouTube.

Ayer y hoy: Bernardo de la Maza en TV y ahora en YouTube.

Partió a fines de junio de 2015 con su propio canal en Youtube y ya tiene más de seis mil suscriptores. Sus videos alcanzan 3.700 visitas en promedio y en ellos ha repasado al Papa Francisco, a Bachelet y, últimamente, a los involucrados en el cartel del confort. Pese a ser un periodista emblema de los ochenta y noventa, supo adaptarse a los tiempos actuales e incursionar en nuevas plataformas. Se considera un Youtuber, aunque marca distancias. “No soy como Germán, claramente. Yo lo hago más serio, los otros más divertidos”. Su página de Facebook tiene siete mil Me gusta y es en ella donde más canaliza el feedback que recibe.

Tuitero activo e influyente, está permanentemente nutriendo a sus más de sesenta mil seguidores con noticias y actualizaciones, tanto de Chile como el mundo. Su departamento —ubicado en el sector de Lo Curro en Vitacura— es su estudio y desde ahí analiza los diferentes acontecimientos que elige. “Cuando tu opinas de temas nacionales que afectan fuertemente a la gente, hay una reacción impresionante y de mucho boca a boca”, explica.

Los temas, la extensión, el día y hora de grabación, los elige por gusto. Su hija y un estudiante de comunicación audiovisual le ayudan en la producción y edición. “Para mí es una tortura porque yo edito con iMovie. Para  los jóvenes puede ser muy fácil, para mí es una cuestión”, confiesa. Está decidido a que esto último no le gane porque siente la necesidad de hacerlo todo solo.

Hasta el momento en el canal hay sólo opinión y una entrevista a Juan Carlos Cruz, víctima de Karadima, pero pretende generar otros contenidos como reportajes, siempre siguiendo una misma línea: “Me gustaría abordar temas internacionales a morir”. Respecto a la publicidad en su canal es enfático: pasará siempre y cuando se le dé absoluta libertad. “Si yo ataco a los empresarios, ninguno  va a querer estar conmigo”, reflexiona.

—¿Cómo nace la idea de incursionar en Youtube?
Nace de mi interés por hacer comentarios e informar sobre materias internacionales. En Chile la información internacional es muy pobre, en un mundo donde están ocurriendo cosas extraordinariamente importantes. Junto con eso estalló el escándalo Dávalos-Caval. Hice un primer comentario y tuvo tanta repercusión que después vino un segundo y un tercero y ahí me fui quedando.

—¿Por qué en internet?
Porque yo estoy bastante desencantado de los noticiarios chilenos. Una hora y media de noticias es una locura. Ha hecho que los noticiarios hagan mucho relleno, inventen noticia, noticias que no son noticias. Una hora ya es mucho para un país tan chico como este. Perfectamente en media hora tu puedes dar todas las noticias, incluido el deporte. Cualquiera de los comentarios que he hecho aquí no me los hubiesen permitido en ningún canal, te lo aseguro, ni de Bachelet, ni de los empresarios, ni de la Iglesia Católica. Soy inmensamente feliz de que exista internet, creo que es muy bueno para la libertad de prensa y es muy bueno para el mundo. Tienes millones de personas que pueden ahora expresarse vía un simple tuit o un comentario a una crónica o subir un vídeo.

“Cualquiera de los comentarios que he hecho aquí no me los hubiesen permitido en ningún canal, te lo aseguro, ni de Bachelet, ni de los empresarios, ni de la Iglesia Católica”.

—En las descripciones de sus vídeos comenta que “está feliz de estar en internet, donde se hace periodismo del siglo XXI”. ¿Periodismo de qué siglo se hace en la TV y en los medios tradicionales?
Sin duda, del siglo XX. Es un periodismo —el nuestro— en que no se informa en profundidad, no se dan todos los antecedentes que se requieren, se dicen cosas a medias. O bien, en los diarios están claramente marcados. Hay un duopolio, que en realidad es un monopolio ideológico y económico que controla casi la totalidad de los medios. Y además son medios antiguos. Los noticiarios, para ser modernos, tendrían que tener enviados especiales en todas partes permanentemente informando, no una vez a las mil. Tu cuando vez La Tercera o El Mercurio al otro día, ves un montón de informaciones que ya las supiste 24 horas antes. Los diarios tienen que estar al instante en las plataformas de internet.

—Internet permite ciertas licencias que la televisión no. De todas, ¿cuál es la que más valora?
Lejos la posibilidad que te da de hablar con absoluta libertad, sin tener un control, un temor, una censura o una autocensura. Sin tener alguien arriba que te está vigilando, sin tener un avisador que puede reclamar porque tú lo afectaste. Creo que eso es algo fantástico que, estoy seguro, cualquier periodista lo quisiera.

—¿El periodismo chileno está en deuda con la audiencia?
Sin duda. En muchos sentidos. Y quizá, en especial, en la escasa información y escasa profundidad con que se tocan los temas que ocurren en el extranjero. El mundo está viviendo un período que es extraordinariamente importante y que podría ser extraordinariamente grave. En cualquier momento puede estallar una guerra mundial o una guerra salvaje. Es una deuda enorme. Aquí Bachelet, el confort, los partidos de Chile, son nuestros grandes temas. Eso en el mundo no es nada…

—¿Sólo con internacional hay deuda?
Fundamentalmente con eso, yo creo. Y nacionalmente también hay deudas. Hechos que no se han investigado a fondo y que no se han dado a conocer. Por ejemplo, la muerte de Frei Montalva, el tema de las cárceles privilegiadas que tienen los milicos, montones de temas.

—Y respecto a los escándalos políticos que han surgido desde el año pasado y que se han intensificado este año. ¿El periodismo tiene deuda o lo ha hecho bien?
(Suspiro y un largo silencio) Yo creo que lo ha hecho con la visión muy marcada, preponderante y casi única de la derecha, de los que son los dueños de la prensa en Chile. Salvo que te metas en el Clinic, o en Ciper. Ciper Chile te diría que es como lo más extraordinario que existe en este país en términos de medios escritos, pero lo leen cuatro gatos. No lo conocen, toca temas profundos, hace reportajes largos, la gente quiere cosas cortas.

¿Puede resumir brevemente cómo ha sido la experiencia de estar en Youtube y ser un youtuber?
Ha sido mejor de lo esperado, porque ha sido desafiante, no ha sido fácil, he tenido un impacto mucho mayor de lo esperado. En las partes más raras me encuentro con gente que ve o me ha visto alguna vez  a través de Internet. Sobre todo como periodista, me gusta que me vea mucha gente y me gusta que mi mensaje llegue. Porque si no, no lo haría. Si nadie lo viera, me dedicaría a otra cosa.

LOS NOTICIAROS DE HOY

Profundamente convencido de que la actual duración de los noticiaros es una locura, De la Maza entrega algunas sugerencias para mejorarlos y que prime la calidad. Sin embargo, destaca el profesionalismo con el que hoy se arman estos espacios.

—¿Qué sacaría usted de los actuales noticiaros y qué destaca?
Yo los dejaría de una hora. En realidad de 30 minutos, pero como eso es una locura, de una hora. En esa hora que vaya el fútbol y el tiempo. De noticias propiamente, menos los avisajes, 35-40 minutos. Eso es lo que le sacaría para empezar. Enseguida le sacaría el People Meter online. Es una brutalidad, eso es una de las grandes causas de que haya decaído la calidad del periodismo en Chile. Y qué rescataría: creo que se hacen buenos reportajes. Los periodistas de hoy hacen esfuerzos gigantescos —y lo hacen bastante bien— por encontrar noticias donde no las hay, por hacer como que una cosa fuera noticiosa cuando no la es. Están logrando hacer, desde hace mucho tiempo, historias, cosa que antes no se hacía.

—¿Y qué reviviría de los noticiaros antiguos?
La cobertura de las noticias internacionales que hacían algunos canales como el 7. El 7 tenía corresponsal en Perú, La Paz. Sería interesantísimo tener una cobertura permanente, no diaria, pero permanente de lo que está ocurriendo en La Paz. Una chica que cubría Europa, un par en Moscú. Sin duda es una cuestión de costo. Cualquier canal quisiera tener corresponsales en todas partes del mundo, pero como hoy día hay que hacer una hora y media de noticiario, y los canales importantes ya no son dos, sino cuatro, más cable, más la CNN, al final tienes que reducir tus costos, y una de las formas es cortar drásticamente los corresponsales extranjeros porque son muy caros.

¿Usted cree que alguna vez podamos volver a tener estos noticiaros de una hora?
O sea, no me cabe duda de que tiene que ser así, si esto es una locura, esto no puede ser, no puede durar mucho tiempo. Pongamosle un año más, que ya es una brutalidad, dos años más, pero no puede ser, nadie lo soporta.

—¿Y cómo ve el rating de redes sociales, los hashtags y los trending topic?
Yo creo que las redes sociales y el internet van a dominar el mundo de todas maneras. Se está viendo ya. Hay estadísticas que indican que en Holanda, por ejemplo, que es un país que está muy desarrollado en términos de Internet, hay muchos medios que están cerrando, que están despidiendo gente. El porcentaje de fondos de publicidad que se están saliendo de los medios tradicionales a internet es cada vez mayor, y la cantidad de gente, sobre todo joven, que está dejando de ver TV o de comprar diario, es enorme y eso va a una velocidad asombrosa.

—¿De los medios tradicionales cuál es el que por hoy tiene mejor pronóstico?
No sé. Yo creo que adivinar el futuro es lo más difícil que hay en un mundo tan cambiante. Pero, sin duda, el que tiene más fuerza, más prestigio y más entrada hoy día es la radio. La gente le destina muchas horas al día a la radio y la variedad que hay es enorme.

—¿Si le dieran la posibilidad de volver a TV, volvería?
No. A estos noticiarios no. Los noticiarios que yo haría no existen. Con profundidad, con opinión, diciendo estas cosas, no puedo, no existe ese canal.

#Etiquetas:

Comentarios.