Actualidad

Parte Sun Valley: la conferencia de medios más importante del año

Por ~ Publicado el 9 julio 2009

medios-de-comunicacion

Esta semana comenzó la reunión anual de los grandes gurús de medios: Sun Valley en Idaho, conferencia que se viene haciendo desde 1983 y que se ha convertido en EL gran encuentro de dueños de medios, productoras cinematográficas y uno que otro líder político. Si te invitan a asistir a Sun Valley, significa que eres alguien, o más bien, que lo has logrado. Si te des-invitan de Sun Valley significa que hiciste algo mal o que vienes de capa caída.

Cada año, Sun Valley empieza con un gran asado en la noche. Entre las caras nuevas este año se cuentan Mark Zuckerberg, inventor de Facebook, y el cofundador de Twitter, Evan Williams. También asistirá la estrella de la NBA Lebron James. ¿Por qué? ¿Para qué?, más de alguien se preguntará. El asunto es que James es tan popular como Tiger Woods en golf o Peyton Manning en fútbol americano, pero al mismo tiempo, su popularidad no le asegura contratos publicitarios tan jugosos como el de las otras dos estrellas. Entonces James parte a Sun Valley a buscar consejos sobre cómo capitalizar mejor su imagen. Los CEOs mediales más influyentes están allá. Y más de alguno le puede dar una mano.

Es tanta la importancia de Sun Valley que Jeffrey Immelt, el CEO de General Electrics, irá este año para tratar de hacer frente a los rumores de quiebra de la empresa. Que los demás poderosos le crean, por lo bajo, le hará ganar algo de tiempo en sus planes de sacar a flote a la compañía.

Además, es en este tipo de eventos donde empiezan los rumores de compra y venta. Si hace un par de semanas trascendió que el magnate medial, Rupert Murdoch, quería comprar Twitter y deshacerse de My Space, llegando a Sun Valley clarificó que no compraría Twitter porque no sabe como el sitio va a hacer dinero y que no tiene intenciones de deshacerse de My Space.

El año pasado, el mismo Murdoch, perdió su anillo después de unas copas de más al borde de un lago lleno de patos. ¿Quién lo encontró? Murdoch encomendó la misión de buscar el anillo a los periodistas que estaban merodeando por un poco de “comida medial” y, quizás, algún trago gratis. Sorpresivamente, el periodista que lo encontró no se guardó el anillo en un bolsillo y lo devolvió a Murdoch sano y salvo. La prensa sí tiene integridad. Aunque no lo crean.

El caso es que se vienen más historias desde Sun Valley. Vamos a estar atentos. Y los mantendremos informados.

#Etiquetas:

Comentarios.