Actualidad

Resfrío 1 / Javiera 0

Por ~ Publicado el 31 agosto 2008

Ya al final de semestre cada noche se hace más difícil dormir. Trato de superar las tres horas de sueño. Denuevo pasé de largo. El cuerpo pasa la cuenta, me hago la tonta con la ruma de pañuelos usados que se acumulan a mi lado, con la tos y el malestar que me recuerda a una mañana con caña y que más que síntomas de resfrío, parece que me atropelló un camión. La primera opción a las diez de la noche, cuando el dolor de cabeza no me deja seguir frente al computador, es llamar a un amigo para preguntarle por algún remedio casero.

› Me siento pésimo, ¿sabes de algo que me sirva?
› Me siento pésimo, ¿sabes de algo que me sirva?
› Ron con miel y limón, haces unas gárgaras y luego te lo tomas
› ¿Cuánto?
› Hasta quedar tirada, vas a estar tan ebria que no te vas a acordar del resfrío
› No me sirve, pero gracias
› De nada.

Luego duermo dos horas. En la mañana salgo con el pelo mojado, sin bufanda. Llueve. Era de esperar que empeorara. Empeoré.
De vuelta llego a medio morir saltando. En off. No puedo hacer otra cosa que pasar a la farmacia que queda camino a mi casa.

› Necesito algo me ayude a quitar los síntomas del resfrío
› Mire el folleto
› ¿Qué me recomienda usted?
› Lo que sale en el folleto
› Pero cuál de éstos es mejor
› Mire, éste es más barato y éste es más caro
› ¿…?
› ¿Va a llevar alguno?
› El que tenga Paracetamol, Clorfenamina (haciendo memoria de las cosas que me daban cuando niña, para resfrío, alergias, no recordaba más).
› ¿Algo más?
› Me duele la cabeza
› Tenemos en oferta estos analgésicos.

Termino tomando un cóctel de pastillas que dudo me hagan mayor efecto. En efecto, no me hacen mayor efecto. Ron con miel y limón, haces unas gárgaras y luego te lo tomas

Al día siguiente, después de haber despertado varias veces durante la noche, la primera noche de esa semana que podía dormir más de tres horas, decidí ir a un médico. Seguir en ese intento de buscar maneras de mejorarme no me estaba llevando a ninguna parte. Pedí hora con el Dr. Oscar González Fuller, quien me revisó, me hizo toser y mostrarle la lengua. Me costó hacerlo por el ataque de risa que me daba cada vez que introducía el baja lengua en mi boca.

› Tiene un resfrío común
› Pero si no me siento nada común sonándome los mocos cada diez minutos.

Finalmente me explicó que el resfrío común es una infección viral que ataca fundamentalmente vías respiratorias, produciendo secreción mucosa en el epitelio del aparato respiratorio (la cubierta interna de las vías respiratorias), irritación faringea y bronquial, alza de temperatura, desgano general. Por lo que no tiene remedio, simplemente remite en forma natural en un plazo de seis a siete días.

Al final no sabía si el médico me estaba tomando el pelo o en la farmacia se equivocaron. No sé si fue por el efecto de la rabia por no tener una solución concreta para el resfrío o la curiosidad, el hecho es que hasta el momento no me quedaba más que soportarlo y seguir averiguando.
Por último, agotando las posibilidades, llamé a una Químico Farmacéutica. María Inés Coloma me explicó que la industria farmacéutica vende medicamentos que ayudan a atenuar los síntomas del resfrío pero no a curarlos, entre ellos la cafeína (estimulante), los antipiréticos (control de fiebre), los antihistamínicos (para disminuir la respuesta corporal sintomática), entre otros componentes dirigidos a los síntomas, ya que la causa es controlada naturalmente por el organismo.
Aún sabiendo esto, las farmacias y los laboratorios publicitan estos medicamentos como “remedios para el resfrío” y no como “atenuadores de los síntomas corporales del resfrío”, pues en estricto rigor, esto es lo que son.
Sin embargo la sabiduría popular recomienda la ingestión abundante de infusiones de ciertos “medicamentos alternativos”, como el té de tilo, flores pectorales, limonadas, entre otras. Las que tendrían algún efecto suavizante, sin las molestias secundarias de los medicamentos alopáticos puedan causar a nivel del aparato digestivo.
También existen creencias en relación a infusiones alcohólicas frías o calientes, pero ellas no contribuyen en nada sino en atenuar ciertos síntomas (escalofríos, hipotermia, etc.)
Equivocadamente, algunos creen que el resfrío se puede controlar con la ingestión de alguno de los muchos antibióticos existentes, pero olvidan que el resfrío es de origen viral y no bacterial, por lo que sólo se le puede ocupar en caso de complicaciones bacterianas del resfrío (neumonía, pleuresías, etc.)
El público confunde resfrío con la gripe, por lo que cree también que el vacunarse contra la gripe le prevendrá los resfríos. Aunque ambos son de origen viral, son de distintas familias de virus, siendo útiles las vacunas sólo para prevenir o atenuar la gripe, mejorando las respuestas orgánicas.
Por otro lado, el reposo y las protección contra la inclemencia invernal evitan las complicaciones del resfrío, puesto que debilitado el organismo por la invasión viral, es presa más fácil de otras invasiones microbianas. Por ende, la cura en cama del resfrío no es tal, pero evita en alguna medida las complicaciones.

Ya no me quedan ganas de saber más, lo mejor que podía hacer ahora era buscar una botella de ron, un par de limones y una frazada, ya que es viernes y no me da la energía para salir a carretear, así que por lo menos tendría mi propio festejo en contra del resfrío.


Comentarios.